•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el 2016 el mundo se enfrenta al implacable Estado Islámico, al misterioso virus del Zika, trata de impedir amenazas nucleares y se concentra en disputas políticas... pero Elton John es feliz, y quiere compartir esa felicidad.

En su último disco, "Wonderful Crazy Night", que acaba de salir, la estrella del pop se muestra inconteniblemente optimista, se reúne con su vieja banda y celebra el estar vivo.

Vida personal

¿Y por qué no? Con más de 250 millones de discos vendidos, el británico es uno de los músicos más exitosos de la historia.

Después de sus muy publicitadas luchas con las adicciones y los trastornos de alimentación, a sus 68 años es el orgulloso padre de dos hijos y en 2014 se casó con su pareja de mucho tiempo, después que Gran Bretaña legalizó el matrimonio entre homosexuales. El cantante, que ganó fama por sus extravagancias, sugiere en este nuevo disco que ha pasado esta página en su vida.

Ahora "estoy mirando más hacia arriba que hacia abajo / la vista es mejor cuando miras por segunda vez", canta en "The Time is wasting loockin back".

Las notas del piano guían a través de "Blue Wonderful", una canción de amor constante con un ritmo que probablemente aparecera como banda de sonido en más de una boda. Y así sigue el resto del disco... acumulando alegría.

El rockero emerge finalmente en "Guilty Pleasure", antes de volver a un tono inspirado en "Tambourine" y "The Open Chord".

Elton John sigue siendo sin embargo, una voz de la conciencia social mundial. En los últimos meses volvió a figurar en los titulares al impugnar al presidente ruso Vladímir Putin por su homofobia y además se ha unido a la lucha contra el cambio climático.

Pero cualquiera que sea el estado del mundo, como dijo en una entrevista reciente, Elton John parece haber encontrado un "final edificante para mi vida".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus