•   Los Ángeles, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Paseo de la Fama de Hollywood se vistió de rock latino este miércoles para entregar su estrella a Maná, la banda mexicana más internacional, que convirtió la fiesta en una reivindicación política a favor de los latinos en Estados Unidos.

Sus cuatro integrantes -Fher Olvera, Álex González, Sergio Vallín y Juan Calleros- destaparon la placa número 2.573, situada junto a las de Juan Gabriel, Pepe Aguilar y Luis Miguel, tres grandes de la música mexicana.

A lo largo de sus casi tres décadas de carrera el grupo ha publicado álbums tan famosos como "Sueños líquidos", "MTV Unplugged", "Revolución de amor", "Amar es combatir" y "Drama y luz", con los que han ganado cuatro Grammy, seis Grammy Latino y vendido más de 30 millones de copias.

Olvera, el más activista de todos, recordó que apenas tuvieron público en su primer concierto en Los Ángeles hace más de 20 años. "El empresario nos pagó con chelas (cervezas). Fue una bonita borrachera", dijo divertido.

Pero el éxito de Maná creció al mismo tiempo que la minoría hispana se expandió por Estados Unidos, con quien tiene una relación muy especial.

"Hoy por hoy, la comunidad latina puede cambiar el curso de la historia de este grandioso país", aseguró el vocalista y guitarrista.

Como señal de apoyo, la banda decidió bautizar su nueva gira con el título "The Latino Power Tour" (Tour del poder latino).

Con ella recorrerán Estados Unidos para dar a conocer su disco "Cama incendiada" entre septiembre y noviembre, coincidiendo con el tramo final de la campaña presidencial.

Todos a votar

Maná ya dejó claro en los últimos Grammy Latinos que las elecciones de este año son cruciales para el futuro de los 54 millones de hispanos que residen en el país.

Los comentarios del aspirante republicano Donald Trump sobre los mexicanos, a quienes acusó de violadores y prometió expulsar si llega a la Casa Blanca, encendieron a los miembros de la banda.

"¿Todos los latinos son violadores?", se preguntaron entonces tras aparecer sobre el escenario con un pancarta que decía "No voten por racistas".

Aprovechando su gran día en Hollywood, la banda volvió a reivindicar la unión de la comunidad y abogó por la movilización de los votantes.

"No nos vamos a dejar (pisar) por nadie que no respeta a la comunidad latina y mexicana", manifestó Olvera.

"¿Cómo lo vamos a hacer? Votando por los candidatos que mejores condiciones dan a los latinos, que les dan respeto, que les dan dignidad", insistió.

La ceremonia en el Paseo de la Fama estuvo apadrinada por America Ferrera, una de las actrices más poderosas de Hollywood, y el guitarrista mexicano Carlos Santana.

El laureado músico dijo que Maná tiene la capacidad de "elevar espíritus y corazones a un lugar donde podamos coexistir".

"Es un mensaje de amor universal que trasciende banderas o fronteras. Esta es la banda que sigue transmitiendo la frecuencia de (la) compasión, de (la) armonía, el poder del amor", afirmó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus