•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace un año Gabriel Serra estaba viviendo una de las mejores experiencias que le puede pasar a un realizador. Fue tanta la conmoción debido a su nominación al Óscar por el corto “La parka”, que no le permitió disfrutar la experiencia. “En ese momento todavía no podía digerir lo que estaba pasando. Todo ocurrió tan rápido, y la avalancha de medios y en la figura pública que me convertí no permitió que en ese momento disfrutara. Fue hasta un año después de haber viajado y trabajado que me di cuenta que había sido una experiencia bonita para mí y para el equipo de trabajo”, recuerda Serra.

“Hace un año estábamos preparándonos para hacer el viaje, buscando el apoyo para poder viajar todo el grupo de trabajo. Estábamos emocionados por todo lo que venía para nosotros". En el 2016, “yo sigo mi camino, sigo con muchas cosas por hacer y con proyectos interesantes por realizar”, adelanta el realizador. “Ahora estoy radicado en Nicaragua y solo viajo a México por proyectos específicos”.

Exigente

Gabriel Serra asegura que el haber estado nominado tocó un aspecto de su vida y es el hecho de exigirse más en cada proyecto que se plantea. “También me exigió a mí mismo que cada producto que yo vaya a hacer o me decida involucrar, pensar bien con la gente que lo voy a hacer. Todo el tiempo estoy buscando esa calidad y esa excelencia, me exijo y le exijo a los demás, planteo los proyectos que no me gustan, que no van dentro de mi línea filosófica-política. Ha sido un aprendizaje, de seguir creciendo, tratando de realizar productos de alta calidad con buena factura y contenido”, confiesa.

Gastos

El nicaragüense cuenta que al recibir una nominación al Óscar, la Academia no asume ningún gasto. Todo corre por cuenta del asistente. “Ellos solo te dan las invitaciones. El dinero para viajar yo lo conseguí aquí en Nicaragua, me apoyaron. Shantall Lacayo me ayudó con el traje y Mariú Lacayo también me asesoró sobre la ropa que necesitaba para los diferentes eventos”.

La fiesta

Serra recuerda que en la gala de los Óscar no conoció a mucha gente, excepto a algunos realizadores que él admira, aunque afirma que “es como si estuvieras en una casa y todos aparentemente se conocen. Vos te le podés acercar a la gente y platicar. No hay lucha de ego, en alguna gente sí. No estamos ahí porque somos estrellas, sino porque en el periodo de año que  son los Óscar hemos hecho películas que han trascendido. La gente que llega es la que actuó, produjo, hizo sonido, editó películas en ese año". En el contexto de los Óscar las fiestas no pueden faltar. Serra recuerda que la primera cena fue espectacular. “Habían 40 tipos de chocolates, diez tipos de carne, diez tipos sushi. Estaba Beyoncé, su hermana  y Jay Z. Gente de la música y el cine juntos”.

  • 28 de febrero será la gala de premiación del Óscar 2016.

Proyectos 

El realizador continúa haciendo lo que ama. Está filmando una película con Luciana Kaplan sobre la odisea de las personas que caminan 3 o 4 horas para llegar a su trabajo. “Aquí en Nicaragua estoy trabajando con la Cinemateca, también con un amigo de Manifiesto Urbano, es un videoclip y estoy preparando un documental sobre Rubén Darío y otros proyectitos independientes con amigos de Costa Rica y Panamá”. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus