•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Su solo nombre estruja corazones. Hernaldo Zúñiga.  

El cantautor nicaragüense ofreció la noche de este miércoles un recorrido musical por su trayectoria, de más de 40 años, en la que ha cautivado los sentimientos a través de sus composiciones y ese canto que, acorde tras acorde, conquistó a los miles que asistieron al Auditorio Nacional. 

20:40 horas. Las luces se apagan para dar paso a los videos que recuerdan sus presentaciones y sus viajes por el mundo; es solo una introducción al gran repertorio preparado para su presentación en el Coloso de Reforma que inicia con "Al otro lado del mundo".

Lo acompañaron cinco músicos, entre ellos un percusionista, un pianista y un baterista. La velada es muy fiel al sonido de sus discos en temas como "Qué increíble es la distancia".

Buenas noches México --dije-- es un placer estar de regreso en esta su casa, es un privilegio estar aquí. Vivimos un mundo tan separado que es muy celebrable cuando a través de la música nos unimos. Vamos a hacer un recorrido desde la inocencia, como cuando escribí esta canción", destaca el cantautor antes de interpretar "A mi aire".

Surgieron gritos, aplausos y "te amos" ofrecidos por el público, y el  cantante regala "septiembre" o "ruido", en un ambiente de celebración y nostalgia romántica, aderezado con historias de su vida y de sus seres queridos, quienes, confiesa, lo inspiraron a escribir.

Pasión al cien. Y público entregado. 

“Voy a aprovechar para cantar todas las canciones terribles en un solo momento, y esta la hice como una plegaria, pero ojalá llegue un día en que no se deba cantar. Hoy es casi una carta urgente; y sé, va a ser bien compartida por ustedes", exclamó el autor. Hernaldo pidió un poco de agua antes de interpretar "Que nos dejen en paz", con su voz de melismas finales, fuerza y calma de ojos cerrados que sigue con "Dame un abrazo, un lápiz y un papel".

Los recuerdos se conviertieron en gritos de emoción al sonar la primera estrofa de "Te llevaré", acompañada de la guitarra acústica de Zúñiga, quien no perdió el tono de la voz, con la que conquistó en su juventud y que acompaña el sentimiento que también sigue haciendo vibrar en cada nota.

Su característica interpretación da vida a temas como "Con el primer olor de la mañana" y "Después de todos estos años".

El compositor, fiel al ritmo y estilo, provocó gritos con popurrís en los que mezcla temas como “Quiero saber todo de ti”, “Pasajero” o “Ese beso que me has dado”, siempre disfrutando de la música e imprimiendo el sello de su voz suave y comprensiva, que sorprende con “Procuro olvidarte”,  tema que sacudió a la audiencia expresiva en gritos y palabras, pero también entre emotivos coros.

Dentro del repertorio, el cantante de 60 años también incluyó sus grandes éxitos como compositor y da la bienvenida a sus invitadas, Pandoras creando el éxtasis del concierto. “Me voy a despedir esta noche con esta canción que ni siquiera es de ellas, es de ustedes”, finalizó el autor, ganándose el exasperado aplauso que se hace más grande aún cuando las tres intérpretes se unen a su talento, creando una escena de abrazos, magia y nostalgia que enchina la piel, entre luces rojas y las dulces voces femeninas en el tema “Cómo te va mi amor”.

Con información de Notimex.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus