•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La extraordinaria vida del Nobel de Literatura chileno, Pablo Neruda, cuya muerte unos días después del golpe militar de Augusto Pinochet en 1973 sigue siendo objeto de investigación, fascina al mundo del cine.

Veinte años después del éxito mundial de "El cartero de Neruda" de Michael Radford, este viernes se presentará, en la sección la Quincena del Festival de Cannes, "Neruda", de su laureado compatriota Pablo Larraín.

Pablo Larraín reconstruye para la gran pantalla la persecución implacable a la que sometió al autor de "20 poemas de amor", el policía Óscar Peluchonneau en 1948 cuando el gobierno de Gabriel González Videla ilegalizó el Partido Comunista y le retiró a Neruda el fuero de senador.

Neruda se puso al frente de la lucha de la izquierda en la clandestinidad, pero al final tuvo que huir a caballo por la cordillera de Los Andes hasta Argentina y estuvo a punto de morir ahogado en el río Curringue.

Un episodio que lo marcó para siempre y que lo convirtió en el símbolo mundial de la libertad y en leyenda literaria con la publicación poco después del "Canto General", una de sus obras maestras.

En su discurso ante la Academia sueca que le concedió el Nobel de Literatura en 1971, Neruda hizo referencia a este episodio.

"Se le deben varias películas" 

"Al poeta se le deben varias películas. Esta es una más", dijo a la AFP Juan de Dios Larraín, hermano del director y productor de esta película "policial, de humor negro, de aventuras, que no para, que se pasa el tiempo corriendo".

Pero los hermanos Larraín son conscientes de que es "imposible abordar en una película" todos los personajes en los que se desdobló el autor de 'Los versos del capitán': el militante político y el diplomático que coordinó el traslado a Chile en el barco "Winnipeg" de 2000 republicanos españoles huidos de la Guerra Civil (1936-1939) desde Francia.

También merecería una película su ajetreada vida sentimental, el Neruda político, el Neruda coleccionista --renombradas sus colecciones de mascarones de proa o de conchas de moluscos-- o hasta sus últimos días tras el golpe militar de Augusto Pinochet (1973-1990), recuerda a la AFP el presidente de la Fundación Neruda, Fernando Sáez.

Cuarenta años después de su muerte, los restos de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, el verdadero nombre de Pablo Neruda, hijo de un ferroviario y huérfano de madre a temprana edad, siguen sin encontrar la paz.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus