•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La décima edición de la Bienal Nicaragüense este 2016, impulsada por la Fundación Ortiz Gurdián, se presentó al público  imbuida en el espíritu postmoderno de lo conocido como el neo internacionalismo, que propicia un diálogo intercultural en el que el intercambio de ideas entre autores  contribuye a la generación de procesos creativos,  colocando a la producción de objetos visuales nicaragüenses en un plano internacional.  

Con sedes en las ciudades de Managua, León y Bluefields, el evento rinde un justo homenaje a la pintora caribeña June Beer con la creación de un espacio en el que se le da cabida a la sensibilidad de nuestro alter ego, la cultura afrocaribeña.  June Beer, cuya obra resume  un profundo sentido de la intuición,  la reafirmación y la subjetividad femenina, expresados en las tonalidades verdeazuladas de la piel de sus personajes; la bidimensionalidad que prescinde totalmente de cualquier  idea de perspectiva y la desproporción de las formas, todo ello con la clara intención de crear un rompimiento con todo orden clásico instuticionalizado, dotó a sus lienzos del más acendrado espíritu vanguardista.

Si el neo internacionalismo es definido por la crítica de arte catalana Anna Ma. Guasch, como el punto de convergencia al que acuden los creadores empapados de un espíritu interculturalista que defiende “una universalidad compartida” de la que participan  despojados de los atavismos  que los pueden condicionar “en favor de sus identidades humanas universales, de sus creatividades y sus potencialidades” [Guasch (2005): 13],  los artistas nicaragüenses participantes de la Bienal comparecen a  ese diálogo intercultural con la apropiación de un lenguaje estético internacional, con el que se narran las problemáticas socio culturales de ámbito local, utilizando unos discursos estructurados desde la dolorosa actualidad nicaragüense, en una gran sintonía con las más destacadas corrientes del arte latinoamericano. [Mosquera, 2011: 9]

La sala de la Fundación Ortiz Gurdián en Managua acoge construcción de Marcos Agudelo, trabajo basado en la restauración de la iglesia de Solentiname, llevada a cabo por el autor. La simbología de la isla de Solentiname, se sustenta sobre la base de un proyecto prototípico de experimentación de  una  concepción de cultura popular participativa que después se vería impulsada  durante la década de los ochenta y que ha marcado un hito en la historia cultural del país.    

Como un asunto premonitorio del conflicto que se puede generar en el ámbito de los grandes y pequeños productores agrícolas, que se disputan los recursos hídricos, Darling López presenta la instalación de un objeto-pistola de agua, Guerra de agua, formado por tubos de pvc que tiene el depósito lleno con agua del lago Xolotlán.

Alejandro Flores sorprende nuevamente con el tema de la máscara. En Sin título presenta la estampación de un bucólico paisaje nicaragüense con el que parece sugerir la reflexión que conecta  la cultura nacional con cierta pose  que la concibe con la expresión de lugar bello y arcádico.

Fredman Barahona propuso la ocupación del espacio urbano con su performance Spheres of power, una enorme bola recubierta de lentejuelas  que el autor hizo rodar por las calles de Managua hasta llegar al obelisco dedicado a Juan Pablo II.

Welcome to the Syria Beach es la instalación con la que Raúl Quintanilla alude al conflicto bélico que vive ese país. Tomando distancia de la parte más dramática del enfrentamiento, el autor prefiere parapetarse en  una posición irónica expresada a través de los materiales empleados en la instalación, todos ellos muestras representativas de la playa tropical.

En el Palacio de Cultura se pueden apreciar otro grupo de obras entre las que asombran Corn Island 1991/ 2016 de Claudia Gordillo por la elocuencia de la imagen de esas “naturalezas muertas” de condición invariable.  

Potencia de Patricia Belli ,alude a un tema que la autora ya ha abordado en otras obras y que refieren la fragilidad de la armonía de la vida evidenciada en cualquiera de sus expresiones: a nivel humano, a nivel geofísico, a nivel social, a nivel político.

El Sueño de la razón produce monstruos again de Raúl Quintanilla, recuerda irremediablemente el Don’t make me say it again de David Craven, artista a quien está dedicado este trabajo: no me hagás repetir lo que Goya dijo en su Capricho n° 43,  imagen que funciona de  cotexto de  esta instalación.

El colectivo de autores Malagana, en la presentación de su exposición en la Galería Códice leen un texto en el que reivindican al dadaísmo, rescatando su actitud irreverente. Para Malagana, los dadaístas son el mejor revulsivo para el estatus de la cultura nicaragüense, su postura cuestionadora enfila sus herramientas creativas contra los supuestos predominantes de la cultura nacional. En general, apelando a la estética del disenso, estos creadores han decidido buscar una forma de expresión artísticamente fea, que genere en el espectador sentimientos de incomodidad desde el primer contacto con las obras.

La Casa Deshon de León alberga los trabajos de otro grupo de artistas entre los que destacan los grabados de pieles de  animales, Exquisitez I y II, de Julissa Moncada nos conducen repentinamente al aquí y al ahora de la realidad nicaragüense, evocándonos los fragmentos de monos y perezosos muertos por sed e inanición en Rivas a causa de la sequía.

Dice Umberto Eco en su Historia de la fealdad que sea como sea que conceptuemos lo feo, la fealdad provoca reacciones pasionales  (Eco, 2005: 19). Las figuras famélicas, que ya son un rasgo que identifica y define la obra de Aparicio Arthola, son consideradas por muchos espectadores como una fea expresión artística, que traslucen rebeldía. Tal vez por eso es que nos causan cierto desasosiego, cierta reacción pasional, porque nos recuerdan a ese otro/otra que deambula por nuestras ciudades, sobreviviendo.

BIBLIOGRAFÍA
Eco, Umberto (2005). Historia de la fealdad. Barcelona: Lumen.
Guasch, Ana María (2005). “Una historia intercultural de la posmodernidad y del postcolonialismo. Lo intercultural entre lo global y lo local” http://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/artesudea/article/view/23263
Mosquera, Gerardo (2009). “Contra el arte latinoamericano. Entrevista de Juan Pablo Pérez” http://70.32.114.117/gsdl/collect/revista/revistas/ramona91.pdf

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus