•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los discos han quedado atrás. Al menos que usted desee coleccionarlos. La demanda del mundo globalizado dentro de la industria musical obliga a los artistas a buscar nuevas formas de difusión de sus creaciones, específicamente plataformas digitales para que la música sea más accesible y traspase fronteras.

En Nicaragua son más los artistas que le apuestan a estos medios, no para lograr grandes cantidades de ganancias, sino para que su música cruce las fronteras. El cantautor Luis Enrique Mejía Godoy,  señala que ubicar su trabajo en estos sitios es una de las recomendaciones principales de  los productores de discos o mánager.

“Cualquier artista debe aprovechar este medio, pues casi  que se ha terminado el ciclo del disco en físico. Yo lamento mucho eso. Sin embargo, una generación que nace con esta tecnología no va a sentir la nostalgia,  pero nosotros tenemos la obligación de  no dejar de contarles. Las redes sociales y todos los recursos del Internet son importantes”, estimó Mejía Godoy.

Pagado y gratuito

Bikentios Chávez, integrante de las bandas Revuelta Sonora y Ciclo,  reconoce la importancia de estar presentes en estos sitios, pero señala que los músicos nacionales no viven de estas ganancias, sino de los conciertos, por tanto ellos mantienen sus discos tanto pagados como gratuitos, así más personas tienen acceso a ellos y llegan a sus presentaciones.

“Nuestra prioridad no es vender discos. Tenemos la ideología  que la música debe ser libre, pues es cultura y derecho fundamental de las personas, por eso tenemos las dos opciones, pueden comprarlo (en Spotify, iTunes, Soundcloud, Apple Music, entre otros) o descargarlo gratis en nuestra web”, destaca.  

Mario Ruiz, vocalista de la agrupación Milly Majuc y Garcín, coincide con Chávez respecto a promover sus materiales discográficos para ampliar su público.

“El beneficio más grande es que te escucha gente que está fuera del país. Creo que el éxito de una banda para empezar es que te escuchen, y en el ámbito nacional si tenés muchos seguidores tendrás más personas en los conciertos”, dijo.

  • El consumo de música en “streaming” a nivel mundial aumentó 43% en 2015, mientras que las descargas y formatos físicos disminuyeron 10.5% y 4.5% respectivamente, de acuerdo con el Global Music Report 2015 elaborado por Deezer.

     

Cuando estos artistas realizan conciertos aprovechan para vender sus álbumes en físicos, aunque los resultados no son tan positivos, por eso cada vez son menos los ejemplares que reproducen.

“Se venden pero no tanto como quisiéramos, imagínate que todavía guardamos discos que nos han quedado de las presentaciones. Ahora lo máximo que reproducimos son mil o 500 copias, pero la mayoría los hemos regalado”, menciona Ruiz.

Falta red de distribución

Salvador Espinoza, de SaXo Producciones, estima que estas opciones en línea soluciona grandes retos en la escena, como es la distribución. “Antes la única forma era imprimiendo los discos y vendiéndolos, en ese sentido hay que tener una red grande de venta y mercadeo, pero en Nicaragua hay muy pocas”, reflexiona.

“Con el Internet nos plantea una nueva solución, que es gratuita en la mayoría de los casos, aunque existe la opción de pagar o únicamente reproducirla, aunque lo primordial es que llegás a la gente. El siguiente reto es informar que existen todas esas opciones para lograr más oyentes y, los que ya lo utilizan, decirles que las bandas nicas están presentes”, concluye Espinoza.

La plataforma de streaming menciona que el año pasado fue crucial en la evolución de la industria musical, ya que después de dos décadas en las que no se observó algún cambio significativo, los ingresos por formatos digitales superaron de forma notoria a los formatos físicos debido a la rápida adaptación de la industria a la era digital, volviéndose más fuerte y competitiva.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus