•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La denominaron “la más grande” y en el mundo de la copla ha sido insuperable, además de destacar en el pop y la balada romántica como pocas en la historia de la música. María del Rocío Trinidad Mohedano Jurado, conocida artísticamente como Rocío Jurado, representó la excelencia en su voz.

No es de extrañar que le concedieran, en el año 2000, en la ciudad de Nueva York, el galardón La Voz del Milenio a la Mejor Voz Femenina del siglo XX.

Pero Rocío fue mucho más que una cantante. Representó el prototipo de diva, con una vida llena de intensidad que se plasmó en todas las facetas por donde se movió.

En lo personal tuvo dos maridos con unas profesiones nada convencionales, el primero, Pedro Carrasco, fue un boxeador que llegó a campeón del mundo, y el segundo, José Ortega Cano, un prestigioso torero.

Con el primero contrajo nupcias el 21 de mayo de 1976, a punto de cumplir 30 años, y se divorció en julio de 1989. Fruto de su relación fue el nacimiento de Rocío Carrasco (abril de 1977).

Tras conseguir la anulación eclesiástica a través del Tribunal de la Rota de este primer matrimonio se unió a José Ortega Cano y, a finales de 1999, consiguieron la adopción de dos niños colombianos: José Fernando y Gloria Camila.

Con esos mimbres y sus cualidades, su vida no podía ser otra cosa que una vivencia de novela, y de hecho, ya se ha rodado una miniserie sobre ella, “Como alas al viento” en el que se narra su vida como artista y como mujer.

Un personaje que ha dejado un impresionante legado en lo artístico y que su vida y la de sus familiares han hecho derramar tinta a raudales por las revistas del color. De hecho, en múltiples espacios televisivos continúa haciéndolo.

MÚLTIPLES GALARDONES

Escribieron especialmente para ella canciones, desde José Luis Perales,  pasando por Juan Pardo, Bebu Silvetti, Franco de Vita, Paco Cepero o Rafael de León, quien decía de la artista: "Cantaba desde el dedo gordo del pie hasta la última punta del pelo". Pero Rocío Jurado, como artista completa que era, también hacía a otros palos del arte y participó en más de una docena de producciones para el cine y la televisión desde 1963 hasta 1993. Entre las más conocidas: “Una chica casi decente” (1971), “La querida” (1976) ,“El amor brujo” (1986) o “La Lola se va a los puertos” (1993).

La chipionera universal pisó escenarios míticos como el Madison Square Garden (Nueva York), el  Beethoven Hall (Bonn) o el  Centro Kennedy de las Artes Interpretativas (Washington), además de múltiples escenarios populares de España y toda América Latina. También ha cantado en la Casa Blanca con dos presidentes diferentes, Reagan y George W. Bush.

Entre sus más de 30 millones de discos vendidos y más de medio centenar de discos de Platino destacan su Estrella de la Fama en la Calle 8 de Miami (1990) o el Trofeo América de Las Vegas (1988). Además de innumerables trofeos y galardones que consiguió la cantante por su voz única e inigualable. Según fuentes familiares superan los trescientos. Incluso tras su fallecimiento, junto a Rocío Dúrcal fue homenajeada en México.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus