•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La secuela de "Finding Nemo" (2003) que da el protagonismo al olvidadizo pez azul llega esta semana a los cines españoles tras haber batido récords en Estados Unidos: con más de 136 millones de dólares recaudados, en su primer fin de semana se ha convertido en el estreno más exitoso de la historia de una película de animación.

Ante un auditorio de estudiantes y periodistas, Stanton impartió una clase magistral en la que detalló cada una de las fases del proceso de escritura, desde el "escozor inicial" de la primera idea, hasta el "hallazgo definitivo" del tema, pasando por varios choques contra el muro y "puntos de no retorno".

No es fácil 

"Siempre es así de difícil y, cuando no lo es, nos ponemos nerviosos. Es como educar a un niño: si coopera demasiado toda su vida, es que algo va mal", aseguró a Efe Stanton, autor y director de "Finding Nemo" y "Wall-E" (2008) y coguionista de "Toy Story 2" (1999) y "Monsters, Inc" (2001).

En el caso de "Finding Dory" el proceso empezó en 2011, con preguntas sobre el pasado y los problemas de memoria del pez que ayudaba a Marlin a buscar a Nemo, y el círculo creativo se cerró cuando Stanton se dio cuenta de que se trataba de una historia de "aceptación de uno mismo", según explicó.

Aunque uno de los consejos que ha dado al público ha sido renunciar al ego -"no se trata de la historia que quieras contar, sino la que tienes que contar", aseguró-, Stanton admitió que suele haber "conexiones personales".

Así, si su propia experiencia como padre propulsó el guion de "Finding Nemo", en este caso, dijo, le ha condicionado su crisis de la mediana edad -cumplió 50 el año pasado-, "ese momento en que debes aceptar que eres quien eres y no vas a cambiar, así que más te vale disfrutarlo".

Según Stanton, ganador de dos Óscar -por "Finding Nemo" y "Wall-E"- y actual vicepresidente creativo de Pixar, cualquier buen guión debe dar respuesta a dos preguntas básicas: a dónde tienes que llegar y por qué te importa. En el camino, el 90 % de las ideas acabará en el cubo de la basura, afirmó.

Sobre las bromas lanzadas en las semanas previas al estreno acerca de la presencia de un pez transexual y una pareja de lesbianas en la película para dar cabida a nuevos modelos de familia, tanto Stanton como su productora Lindsey Collins insisten en restarle importancia.

"Los rumores se lanzan, y todo el mundo entra en ellos", subrayó Stanton. "Nos gusta reflejar el mundo tal como es, pero nunca nos planteamos explícitamente" que hubiera una pareja gay. "Se trata de ser realistas y que la gente sea lo que quiera ser".

"Finding Dory" es el penúltimo ejemplo de la fiebre por las secuelas que inunda Hollywood desde hace años y que parece haber alcanzado a Pixar, considerada paradigma de la creatividad. Pero ni Stanton ni Collins creen que esta fuerza esté en peligro.

"Estamos haciendo ahora mismo cinco películas a la vez de las que nadie sabe nada, y ninguna de ellas es una secuela. El orden de cómo se van estrenando no es algo planeado de antemano, sino que depende de cómo de rápido se resuelvan esas historias", apunta el director.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus