•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La divulgación de la infidelidad de Ozzy Osbourne, que fuera líder de la banda Black Sabbath y hoy famoso por su reality familiar que puso de moda el formato televisivo, no solo destapó su infidelidad con la peluquera, Michelle Pugh (que derivó en la separación de su matrimonio el pasado mayo), sino también su adicción al sexo.Kanye West.

Según el publicista de Ozzy, el artista lleva seis años tratando de su adicción al sexo, y ahora quiere pedir perdón no solo a su esposa, con la que ha estado casado durante 34 años, sino también a las otras mujeres con las que ha compartido su cama en estos últimos tiempos. A todo esto, la esposa, Sharon, parece estar decidida a darle una nueva oportunidad. De hecho su matrimonio pasaba por ser uno de los más sólidos de la escena norteamericana y su intimidad y la de dos de sus tres hijos fue escudriñada durante tres años por todo el continente.

Eric Benét

El caso de Ozzy Osbourne ha recordado a los medios, similar problema en otras estrellas más o menos célebres de la escena, el primero de ellos Eric Benét. Quien fuera esposo de Halle Berry entre el 2001 y el 2005, ya alentó el rumor en el 2003 de su presunta adicción al sexo, aunque él mismo lo negó en alguna que otra ocasión, finalmente admitió el problema e ingresó en un centro de rehabilitación donde siguió un curso de 35 días. Pero Halle Berry no aceptó los aparentes buenos propósitos de Benét, y solicitó el divorcio, que fue aceptado.

Russel Brand.David Duchovny

Más popular fue el caso de David Duchovny, coestrella de la teleserie Expediente X televisivo y de la posterior Californication, de claras referencias a la adicción del actor. Según informaciones de National Enquirer y US Magazine, fue la esposa del actor, la actriz Téa Leoni, quien al descubrir las frecuentes infidelidades de Dochovny le planteó un ultimátum; o ingresaba en la clínica The Meadows para una rehabilitación o rompían el matrimonio.

Russell Brand

El sexo afectó también al exmarido de Katy Perry, el cómico Russell Brand, que sin ningún tipo de problema cuenta sus aficiones, problemas y adicciones en su biografía My Booky Wook: a memoir of sex, drugs and stand-up, donde recrea paisajes de todo tipo. “Durante cinco años tenía un harén de diez mujeres con las que mantenía encuentros frecuentes”, escribe, aunque siente predilección por las que no hacen del sexo su negocio, lo que le complica bastante las cosas. Reconoce que empezó en Hong Kong , que fue su padre quien le llevó con su primera prostituta, que en su primera orgía se sentía protagonista de un filme de Mike Leigh, y que en su primer ingreso para rehabilitación tuvo que compartir habitación con un pedófilo. Brand, de 41 años, que se hizo famoso al presentar en Gran Bretaña una versión de Gran Hermano, estuvo casado apenas dos años con Katy Perry.

Kanye WestMichael Douglas.

Kanye West, el marido de Kim Kardashian está incluido en la lista de adictos al sexo. West reconoce que la adicción le viene de pequeño, y que su primera gran producción fue una versión casera de Super Mario Bros: The penis remix. Tenía doce años y el protagonista que dibujaba era un gran pene y sus fantasmas eran vaginas. Estas obsesiones las trasladaría luego a sus otras profesiones, la música y el diseño, aunque asegura que en estos últimos tiempos su interés ha desviado hacia la energía nuclear que aplicará al mundo de la moda, un universo en el que está asesorado por Marc Jacobs. No se conocen datos acerca de ningún ingreso para rehabilitación.

Jesse James

Para Jesse James, actor, más conocido por ser el exmarido de Sandra Bullock, su cura no estaba motivada por un proceso de excesos sexuales. Y sus explicaciones son cuando menos complejas: “No creo que sea una adicción cuando estoy tratando de tener sexo con alguien y no puedo parar. Lo que estoy es saboteando mi vida con estos asuntos extramaritales, castigándome con estas estupideces que me impiden ser un marido perfecto, y con los negocios me pasa lo mismo”. Jesse tiene tres hijos de dos esposas distintas, la primera de las cuales era una estrella del porno. Y se divorció de Bullock a causa de su relación con una modelo con la que se acostaba mientras la actriz estaba de promoción de una de sus películas.

Descubierto, emitió un comunicado pidiendo disculpas, manifestando su dolor y lamentándolo todo. A pesar de eso, Bullock se divorció de James que ingresó en una clínica de Tucson por voluntad propia. Al poco tiempo de salir del centro, su última compañera que responde al improbable nombre de Kat von D, le dejó. Y él volvió a escribir que lo lamentaba.

Michael Douglas

Antes de que estuviera luchando contra un cáncer, Michael Douglas tuvo que enfrentar la adicción al sexo, por la que estuvo internado en rehabilitación en 1993. El actor reconoció padecer uno de los típicos síntomas de este trastorno: sufrir de impulsos sexuales incontrolables.

Charlie Sheen

Conocido como el hombre de los moteles. En una ocasión, luego de un llamado al 911, la policía encontró al actor en la habitación de un motel drogándose con una prostituta. Prostíbulos, pornografía, hot lines, sexo ocasional, son palabras habituales en el diccionario del actor que protagonizó “Two and half man”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus