•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La carrera de Margot Robbie va viento en popa. La semana pasada coincidieron dos de sus últimos trabajos en la cartelera, en los que demuestra que ha nacido una estrella camaleónica dispuesta a comerse la pantalla. Por una parte se ha convertido en la nueva versión contemporánea de Jane en La leyenda de Tarzán, en la que exhibe su poderío físico junto al rey de la selva a golpe de magnetismo entre lianas y gorilas. Por otra, encarna a Harley Quinn, la supervillana cómplice del Jóker en la cinta el Escuadrón suicida, la adaptación de los cómics de DC.

Para muchos, la llegada de Robbie a la cima de Hollywood con solo 26 años es el resultado directo de su impactante papel en El lobo de Wall Street, donde encarnó a la perfección a la esposa trofeo de Leonardo DiCaprio que sabe cómo manipularle sexualmente para obtener lo que quiere. Sin embargo, el suyo es un camino mucho más largo que empezó cuando trabajaba en las obras de teatro de su escuela en la Costa Dorada, la zona balnearia por excelencia en

Australia, sin imaginar que un día acabaría rodando de igual a igual con DiCaprio o Smith al otro lado del mundo.

“A mí nunca se me ocurrió ser actriz como profesión, porque no conocía a nadie que se ganara la vida de esa manera y no sabía cómo había que hacerlo”, asegura, en la entrevista concedida con motivo del estreno de la nueva entrega de Tarzán. “Lo mío era algo que hacía por diversión, pero una cosa fue llevando a la otra y cada oportunidad se convirtió en una mayor. Me mudé a Melbourne y conseguí un papel de reparto en un programa de televisión. Y fue entonces que pensé que podía convertirme en actriz”.

Con solo 17 años, un papel en la popular serie Vecinos la convirtió en estrella en su tierra y poco después comenzó a pensar en cruzar el océano. Hija de una madre divorciada que la crió junto a dos hermanos sin ayuda de su padre, Margot desde muy joven trabajó para poder ayudar a su familia: “Fui empleada en una tienda de surf durante dos años, limpié casas, atendí en los restaurantes Subway, cuidé niños y trabajé en una farmacia. Fui camarera, barman, oficinista y también lavé platos en un restaurante”, confiesa. Cuando la suerte se puso de su lado se dedicó a ahorrar lo que ganaba en la serie para buscar fortuna en Estados Unidos. Un día cogió un avión, decidida a presentarse a las decenas de audiciones que se realizan en Los Ángeles en lo que se conoce como la temporada de los pilotos televisivos: “Cuando llegué, me gasté el dinero en maestros que me ayudaron a mejorar mi acento y en profesores de teatro, que me ayudaron a llegar a las audiciones bien preparada y sintiéndome segura”, informa.

Con una belleza impactante y un talento que le brota por los poros, Robbie consiguió de inmediato uno de los papeles protagonistas en la serie Pan Am. Aunque fue cancelada al terminar la primera temporada, ella ya había logrado entrar en el círculo de los elegidos y enseguida obtuvo un papel secundario en la exitosa Una cuestión de tiempo, como la mejor amiga de Rachel McAdams. Luego llegó Scorsese y las ofertas comenzaron a lloverle: “Ese filme hizo que se me abrieran todas las puertas y ha sido instrumental en todo lo que vino después”, comparte. “Gracias a El lobo... conseguí el papel en Focus con Will Smith, que era de Warner Bros. Y por ese papel, del mismo estudio me llamaron para hacer de Jane”, revela, admitiendo sin ruborizarse que cuando la convocaron, la única película de Tarzán que había visto era la versión animada de Disney.

Trabajadora

Ser Harley Quinn en la cinta Escuadrón Suicida no fue tarea fácil para Robbie. La actriz tuvo que cumplir una rutina estricta de ejercicios y dieta para lucir los shorts del personajes en la película dirigida por David Ayer.

“Fue un verdadero soldado”, dijo su entrenador Andie Hecker, quien sometió a Robbie a realizar tres horas diarias de ejercicio.  Robbie esculpió y tonificó su cuerpo haciendo Pilates, ballet y otras disciplinas. “También mezclamos ejercicios para aumentar el volumen, como saltar la cuerda y saltos de ballet, los cuales son sorprendentemente la forma más desafiante de cardio que me he encontrado”, manifestó Margot.

Nicaragua

La actriz visitó Nicaragua en el verano del 2014. La belleza australiana quedó maravillada con San Juan del Sur y en cuenta oficial de Instagram publicó varias fotografías disfrutando de las playas del Pacífico.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus