•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Su novio es el hombre más rápido del mundo. Y para ello Usain Bolt no solo ha necesitado horas y horas de entrenamiento, sino también el apoyo de sus seres queridos. En especial el de su novia, Kasi Bennett, una fashionista jamaiquina de 26 años que animó a su chico en todas y cada una de las pruebas que se disputó en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Desde que arrancaron las olimpiadas Bennett llenó su Twitter de mensajes de apoyo a Bolt. El último fue el pasado viernes y en él la joven publicó una imagen del jamaiquino besando su tercera medalla de oro en estos juegos. “Inmortal en la pista”, escribió. Natural de Old Harbour, Bennett se ha referido a Bolt como “mi jefe”, “mi bebé” y “leyenda” en diversos comentarios.

La joven no solo se ha mostrado orgullosa de los triunfos de su novio, también ha celebrado los de Elaine Thompson, la jamaiquina que logró colgarse la medalla de oro en la prueba de los 200m, con tan solo 21.75 segundos.

Más allá de los mensajes dirigidos a los deportistas olímpicos, Bennett no es conocida solo por ser la novia del hombre más rápido del mundo, sino también por su despampanante figura. Son muchos quienes le han otorgado el título de “la Kardashian jamaiquina”, y no es para menos. Bennett y Kim K. comparten una voluminosa fisionomía que haría pensar a cualquiera que comparten genes.

El pasado mes de enero el propio Bolt reconoció a un periodista que llevaba tres años saliendo con una chica, pero que quería mantener su vida personal en el ámbito privado. “He intentado explicarle que cuando se sepa no va a ser como ella piensa”, decía el velocista. “Mucha gente tratará de atacarla, así que le dije que íbamos a hacerlo fácil y tendríamos que estar seguros de que estaba lista para ello”, explicó. “Sin duda no me escondo, pero no trato de ponerlo en los medios de comunicación como ‘aquí está’, porque personalmente sé lo que va a pasar”.

El corazón de Bolt

No es la primera novia de Usain Bolt. O al menos, la primera que sale a la luz. El atleta compartió cuatro años de su vida con Lubica Slovak y su relación estaba tan consolidada que incluso los medios jamaiquinos llegaron a hablar de boda. Pero el “sí, quiero” nunca llegó. De hecho, justo antes de que se celebraran los Juegos Olímpicos de Londres, Bolt dio un paso atrás y puso punto y final al noviazgo. Algunos medios señalaron que su decisión no tuvo otra pretensión que buscar tranquilidad para los entrenamientos , previos a la cita olímpica.

La modelo británica Ewards también ocupó el corazón del velocista durante un tiempo. Su relación se vio manchada por las conversaciones privadas que se filtraron a medios británicos, en los que se intercambiaban mensajes de alto contenido sexual para “animar” al jamaiquino a cruzar la meta más rápido que ninguno. La distancia, finalmente, fue la encargada de que la relación llegara a su fin.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus