•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La gira "México es todo" que Juan Gabriel realizaba por EE.UU. y México, de la que quedaban 23 conciertos pendientes, tenía supuestamente como objetivo saldar deudas con el fisco mexicano, según informes oficiales y versiones de los medios de comunicación locales.

También queda por resolver quien de sus familiares administrará la herencia económica y musical que generó, estimada en unos 30 millones de dólares (unos 558 millones de pesos) y unas 1.800 canciones, entre ellas 605 registradas en la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM).

Al ser una figura pública y generar altos y constantes ingresos por su obra (canciones, discos, producciones y conciertos), fue acusado en varias ocasiones de no pagar impuestos al Servicio de Administración Tributaria (SAT) de su país, mediante pagos programados, en los últimos años.

Aunque él negó esas acusaciones, siempre trascendieron.

"Se dicen muchas cosas, pero lo que hay es mucho respeto (a la autoridad fiscal) y lo que se debe se paga", declaró en enero de 2014 el cantautor, quien falleció este domingo en Santa Mónica (California, EE.UU.).

En su país lo acusaron de evadir impuestos por una cantidad de la que nunca se precisó el monto entre 1998 y 1996.

Por aquel caso le embargaron 11 propiedades, pero las recuperó en 2000 tras pagar a la autoridad 22 millones de pesos.

En los años 1994, 1997 y 2000 su nombre se relacionó también con problemas fiscales, situación que se repitió por última vez en México en junio de 2005 cuando la Agencia Federal de Investigación (AFI) lo detuvo en el Aeropuerto Internacional de Ciudad Juárez (Chihuahua, norte de México).

Entonces fue por defraudación fiscal equiparada, derivada de la omisión del pago del Impuesto Sobre la Renta por la cantidad de 4,17 millones de pesos.

Un adeudo que, según su representante, era de 10 años atrás, por lo que fue liberado tras previo pago de una fianza, logrando uno de sus varios acuerdos de pago con la autoridad.

Pero los "olvidos" y fallos en el pago de impuesto del "Divo de Juárez" no se circunscribieron sólo a México.

En 2008 se supo que debía más de 13 millones de dólares en Estados Unidos por lo que pretendían embargarle dos ranchos en Miami (Florida) que puso a nombre de uno de sus hijos, Iván, quien los remató para cubrir la deuda.

La mala administración de sus finanzas y su exceso de confianza en las personas que manejaban su dinero le provocó constantes dolores de cabeza con los que lidió hasta sus últimos días.

Alberto Aguilera Valadez, nombre real del intérprete, siempre manifestó a sus más allegados que su herencia la repartiría entre sus cuatro hijos: Jean, Jans, Iván y Joan, todos con el segundo nombre de Gabriel y que son hijos de su amiga Laura Salas.

Sin embargo, fue Iván Gabriel, el mayor, el designado como albacea y el que administró sus empresas y formó parte de su equipo, puesto que debido a problemas familiares desheredó al parecer a los tres restantes.

Según datos de la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación, la obra artística de Juan Gabriel registra 150 millones de álbumes vendidos como intérprete y 75 millones como productor, además de haber compuesto unas 1.800 canciones.

"Gano más como compositor y productor, que como intérprete", dijo el cantante en la biografía publicada por la Sociedad de Autores y Compositores de México, que remite a sus inicios, porque en los últimos años se estima que Juan Gabriel cobraba 1 millón de dólares por concierto y que desde su debut en 45 años de carrera acumuló más de 15.000 presentaciones.

El portal CelebrityNetWorth.com publicó tras su muerte que Juan Gabriel acumuló una fortuna de 30 millones de dólares.

Como sucede con cantantes o músicos que fallecen en activo, el creador de "Amor eterno" dejó canciones, proyectos y grabaciones inconclusas que tarde o temprano tendrán su publicación y por ende, ganancias.

Se estima que tendría entre sesenta y setenta canciones grabadas, lo que da para media docena de discos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus