•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Beyoncé entusiasmó al público del Madison Square Garden con una soberbia actuación el pasado  domingo, durante la ceremonia de entrega de los MTV Video Music Awards, al evocar la violencia por armas de fuego en Estados Unidos y ganar el galardón principal de Video del Año, por su trabajo "Formation".

Favorita de la jornada con once nominaciones, Beyoncé dedicó el premio más prestigioso de la velada a "la gente de Nueva Orleans".

Esta ciudad del sur de Estados Unidos inspiró el video de "Formation", realizado por Melina Matsoukas, que evoca el pasaje del devastador huracán Katrina y la cultura local de Luisiana.

"Formation" causó sensación en Estados Unidos en su estreno, al aludir a la violencia policial contra la población negra, lo que colocó a la estrella del pop en un terreno más político que el que acostumbraba hasta entonces.

Beyoncé, de 34 años, tomó luego un aire más demoníaco, vistiendo un body negro al cantar "Hold up", tema por el que recibió el premio al mejor video de una artista femenina,donde habla de la ira de una mujer engañada, tema clave del álbum "Lemonade".

Detalles

"¿Qué es peor? ¿Ser celosa o loca? Prefiero ser loca", lanzó la artista ante las cámaras antes de iniciar un "twerk" endiablado.

"Lemonade" alude ampliamente a los rumores de infidelidad de su marido, el rapero Jay-Z.
Britney Spears, por su lado, tuvo la dura tarea de suceder a Beyoncé en el escenario con una canción extraída de su flamante álbum "Glory", presentándose con un body amarillo y una coreografía lasciva.

Otras

La cantante Alicia Keys, que se niega a maquillarse como forma de protesta contra los códigos de belleza impuestos por la sociedad, recitó a su vez un poema inspirado por Martin Luther King y cantó a capella.

Rihanna, que recibió el premio Michael Jackson Video Vanguard por el conjunto de su carrera, fue la otra gran estrella de la velada. La estrella del pop, de 28 años y ojos verdes, dedicó su galardón a su isla natal de Barbados y comenzó su espectáculo calentando la sala del Madison Square Garden con un mix de sus "hits" más conocidos, con una coreografía hip-hop, para luego interpretar su mega éxito "Work".