•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace ya cinco años que La Oreja de Van Gogh lanzó su último álbum de estudio, un plazo que no inquieta a esta banda que parece no entender de prisas ni de "leyes de marketing", amparados frente a las injerencias por la vitola de grupo español de mayor éxito comercial de este siglo.

"Vender tantos discos es lo que nos ha dado auténtica libertad para hacer lo que queremos, como es meter un trombón en una canción. Son los grandes presupuestos los que de verdad acompañan a la libertad creativa, en contra de los tópicos que rodean a las multinacionales", dijo hoy a Efe Xabi San Martín, junto a Pablo Benegas, Álvaro Fuentes, Haritz Garde y Leire Martínez.

Mañana publican "El planeta imaginario" (Sony Music), séptimo disco de estudio de una carrera que ha alcanzado ya los 20 años de duración y que toma el relevo a "Cometas por el cielo" (2011) y a dos álbumes grabados en vivo en Latinoamérica: "Cometas por el cielo - En directo desde América" (2012) y "Primera fila" (2013).

"Después de muchos años con mucha presencia en España y solo algunos momentos para viajar a Latinoamérica, nos tocaba darle la vuelta a la situación y saldar la deuda con los fans de allí. Así nos han echado de menos aquí en España y volvemos con las pilas cargadas y completamente renovados", afirma Fuentes.

Año y medio han tardado en elaborar este trabajo integrado por doce canciones o, como les gusta decir, doce "historias", huyendo "de los temas de rellenos" y sin presiones. "Cada vez nos cuesta más escribir una canción porque cada vez somos más exigentes con ellas", reconoce Benegas.

Pese a los más de ocho millones de copias vendidas en todo el mundo de sus discos (más de 3 en España), consideran que no están libres del olvido. "A lo único que te puedes agarrar es a hacer lo que te emociona, que a nosotros nos ha llevado a vender millones de discos o a lanzar sencillos sin pena ni gloria", dicen al respecto.

Para presentar "El planeta imaginario", título que alude a ese universo propio en el que se internan cada vez que se juntan, LOVG escogió esta vez "Verano", un corte reposado que remite a Coldplay "en su mezcla de guitarras y electrónica" y que, según ellos, es el que "mejor representa el disco". Se trata, no obstante, de un "álbum poliédrico y heterogéneo", con cortes "de aire más roquero" y toques caribeños.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus