•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El comportamiento de las audiencias ha venido evolucionando a la par de los avances tecnológicos y por momentos parece que la tele no pudiera (¿o no quisiera?) terminar de adaptarse a estos.

Hoy en día, el consumidor manda, la idea de programación ha muerto, la tele ya no le dice a su audiencia qué ver y cuándo verlo, sino que es esta última la que elige “qué”, “cuándo” y hoy día también, “dónde” ver sus contenidos favoritos.

Uno de los principales (sino el principal) responsables de este cambio en la tradicional y unidireccional relación entre la TV y la audiencia es la plataforma de contenidos YouTube, que rápidamente se ganó el mote de “enemigo de la TV”.

La gente está acostumbrada a verlo cuando y donde quiere, sin permanecer atada al horario que impone la televisión.

El jefe global de contenido de YouTube, Robert Kyncl, puntualiza que el portal de vídeos permite una respuesta por parte del público que la televisión no ofrece. Por esta razón, asocia la televisión a un gran alcance, llega a muchos espectadores, y YouTube al compromiso de los visitantes, que demuestran con sus comentarios.

Bajo consumo

Lo cierto es que desde la aparición de YouTube, en abril de 2005, su crecimiento ha sido meteórico. Tanto es así, que en noviembre de 2006 (mes en que Google adquirió la plataforma) un estudio de la BBC británica indicaba que el 43% de los encuestados que veían vídeos en internet habían reducido el consumo televisivo. Un 20% de estos veían la televisión en una cantidad mucho menor. El motivo de este cambio de comportamiento era YouTube y sitios similares.

Una mancuerna

Después del pánico inicial de algunos y la mirada desconcertada de otros, los broadcasters comenzaron a reaccionar y se han dado cuenta (tal vez no todos aún) que los canales de TV no son más que generadores de contenidos y entretenimiento, ya no para la TV ubicada en el centro de la sala del hogar, sino generadores de contenidos y entretenimiento multiplataforma. Que tal vez YouTube no es el enemigo que aparentaba ser y en realidad le está permitiendo a los canales de TV (y a los anunciantes) llegar nuevamente a esos segmentos a los que ya no llegaban. YouTube le está permitiendo a la TV conocer mejor la composición y las preferencias de su audiencia y por ende, haciendo más eficiente la publicidad.

La estrategia

Hoy en día son incontables los programas de TV que cuentan con su propio canal en YouTube, que suben las emisiones de sus producciones y shows, que promocionan sus contenidos, e incluso televisoras que producen “webisodios” de sus programas de aire adaptados a las características de consumo de los Youtubers. Ya son varios los shows de TV que multiplican el rating obtenido por su salida al aire, producto de las visualizaciones posteriores a través de YouTube y varios también los programas y celebridades surgidas en YouTube que ocupan ahora espacio en la programación de la TV lineal.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus