•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En los años setenta, la mayoría de los cubanos le decían de cariño “El caballo” al comandante Fidel Castro por la reputación que se ganó como amante de incontables cubanas y extranjeras. “Como la mayoría de hombres cubanos, Castro veía el sexo como un derecho. Él tenía amoríos o se acostaba con todo tipo de mujeres.  Algunos lo llamaban ‘Sinvergüenza’”, afirmó Ann Louise Bardach de la revista Vanity Fair en un artículo publicado en 1993. Se casó dos veces, procreó nueve hijos  reconocidos y según The New York Post tuvo aproximadamente 35 mil amantes en más de cuarenta años. Algunos de sus amores más grandes son:

1. Mirta Díaz-BalartMirta Díaz-Balart.

Se rumora que el poder político de Castro surgió desde que  se casó por primera vez con Mirta Díaz-Balart, descendiente de una familia cubana políticamente prominente y madre de su hijo mayor Fidel “Fidelito” Ángel Castro Díaz-Balart. El matrimonio entre ellos duró siete años, de 1948 a 1955.

2. Natalia Revuelta Clews

Fue una cubana de ascendencia inglesa, considerada una de las habaneras más bellas de su época. En los años cincuenta, procreó en su relación extramarital con Castro a su primera hija, Alina Castro, quien luego de salir de Cuba se cambió el nombre y hoy en día es opositora del régimen de la familia Castro.

Marita Lorenz.3. Marita Lorenz

Uno de los flechazos más reconocidos de Fidel fue la alemana Marita Lorenz. Lorenz,  hija de alemanes nazis sobrevivientes, llegó a los Estados Unidos y se incorporó a la CIA. A los 19 años conoció a Fidel Alejandro Castro Ruz, entonces de 33 años, en el puerto de La Habana. “Me deslumbró”, diría. Recaló en Nueva York y siete meses antes de la Revolución Cubana, Fidel la citó a su suite 1222 del Hotel Havana Riviera. “Llegué –le contó a su madre–; Fidel estaba en Sierra Maestra, pero la habitación estaba llena de flores. Creo que estoy enamorada”.

Pero Marita tenía que pagar el precio de su refugio y la salvación de sus padres con una orden precisa: matar a Fidel.Dalia Soto del Valle.

Cuando se encontró con Fidel, él advirtió en los ojos de Marita algo raro y le dijo:

–¿Has venido a matarme?
–Sí…(contestó ella)
–Pues toma, aquí tienes mi pistola… ¡Mátame!
–No… puedo. Te amo.

Y volvió a los Estados Unidos. Hoy tiene 77 años y vive en un hogar de retiro neoyorquino. Tuvo un hijo con Fidel, pero sus esbirros lo secuestraron y le dijeron que había nacido muerto. En realidad, sobrevivió. Pero nada se supo de él. Ni su nombre.

4. Dalia Soto del Valle

A quien Fidel llamaba “Dalita”, fue su segunda esposa, con quien se casó hasta después que nacieron sus últimos cinco hijos (Alexis, Alex, Alejandro,  Antonio y Ángel).  Estuvo con Castro desde hace 55 años y acompañó al comandante en los momentos más difíciles. Se comenta que Soto del Valle  “no se dedicó a ser la primera dama de Cuba, sino una consagrada ama de casa de la que se admira su paciencia y su poquísimo afán de figurar”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus