•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La muerte de Carrie Fisher fue un golpe duro para Hollywood. Sus familiares, los fanáticos de la princesa Leia, y los actores y productores que trabajaron con ella, todavía siente el golpe de su pérdida. A poco más de dos semanas de su muerte, el sitio TMZ publicó la copia del certificado de defunción de la actriz.

El documento confirma que Fisher murió de un ataque al corazón, pero deja la puerta abierta para continuar con la investigación para determinar la causa que lo provocó, aún no descubierta.

El papel sellado del Departamento de Salud Pública de Los Ángeles puntualiza que "causa de la muerte" fue un "ataque cardíaco/derivado": ese término indica que se requiere una indagación más intensiva de los médicos forenses, normalmente en forma de pruebas toxicológicas que pueden llevar varias semanas.

Además de esto, en el papel figura la hija de Fisher, Billie Lourd, como la persona de contacto. Fisher aparece como "escritora", en el párrafo en el que se explicita la profesión, consta que llevaba 46 años en el negocio del entretenimiento, y que su nivel educativo más alto completo fue el Décimo Grado. La actriz se descompensó durante un vuelo de Londres a Los Ángeles el 23 de diciembre. Murió el 27 de diciembre, a los 60 años