•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ricardo Arjona dejó plantado en medio de una entrevista, al reconocido periodista Camilo Egaña de CNN en Español. La conversación había comenzado en un tono amigable con un recorrido por la carrera del guatematelco. Hasta que una pregunta le cayó mal y se retiró del set.

En un momento, Egaña le consulta al artista sobre las personas que critican su trabajo y qué opinaba del escrito del autor colombiano Iván Gallo, quien dice que el músico es un “mal poeta” y un “farsante”.

Egaña citó parte de este texto, y el cantante se molestó. Incómodo con dichas declaraciones, le refutó al periodista que solo había recopilado cosas malas sobre él. “Pensé que eras un comunicador bien intencionado. Yo creo que tendríamos que suspender la entrevista”, dijo Arjona, a quien se le notaba bastante molesto.

Y continuó: “Me parece de muy mal gusto”, y lo acusó de no haber escuchado su disco. “Es que el disco me llegó ahora”, contestó Egaña.

El periodista explicó que en realidad le interesaba saber por qué tenía tantos detractores, a lo que el cantante aún más enojado le contestó: “Esas cosas no deberías de preguntármelas a mí, preguntáselo a ellos. Armaste una entrevista buscando quién odia a Arjona”. Tras un corte comercial, Arjona ya no estaba en el set.

Más: Adria Arjona busca el éxito en el cine

El twitter 

Minutos después, el intérprete publicó un irónico tuit en el que llamó al conductor como “Engaña” y diciendo que era “supuestamente listo”.

Por su parte, Egaña le respondió a través de Facebook con un extenso texto, en donde asegura que el músico de 53 años no acepta las críticas y se olvida de sus inicios. “Cuesta creer que alguna vez fuera él quien iba al aeropuerto a buscar a los artistas, el que les servía el café… Esta noche y por derecho propio, Ricardo Arjona protagoniza este programa, porque hablando se entiende la gente”, dice al final de la publicación.

¿Cuál es el problema de Arjona?

Ricardo Arjona es, sin duda, uno de los cantautores más escuchados de Latinoamérica. Durante más de 20 años sus temas han sonado en las radios, sus conciertos aún son un éxito, y algunas canciones tan antiguas como ‘Mujeres’ o ‘Señora de las cuatro décadas’ o ‘Taxista’ todavía resuenan en la radio. Entonces, ¿por qué se le critica tanto?

¿Quiénes son sus más fuertes críticos? 

Laura Martínez, bloguera consultada por la cadena de noticias estadounidense NBC News, afirmó en febrero de 2013, en una columna titulada ‘How Can We Hate Arjona (If We Love Him So Much)?’ que el músico guatemalteco “trata de ser como Joaquín Sabina (complejo y profundo), pero no lo consigue”.

“En la radio se puede escuchar una canción que suma elementos del cristianismo (‘Jesús, verbo no sustantivo’) y reflexiones sobre el hecho de que se pueden hacer analogías entre la religión y la gramática. También pueden escuchar su canción ‘Mujeres’ y, lo quieran o no, poner atención a la letra porque la canción es tocada una y otra vez como jingle de un mall”, expresó Martínez en la citada columna.

La columnista también cita que Claudio Remeseira, crítico cultural argentino radicado en Nueva York, afirma las canciones de Arjona parecen jingles: “Cuando escuchas ‘señora, no le quite años a la vida, póngale años a la vida que es mejor’”.  El cantante mexicano Alejandro Filio le escribió la canción ‘El reino de los ciegos’ en la que insulta a los seguidores de Arjona (los ciegos) y al cantante (su rey). La primera estrofa de su canción dice así:

“Cuentan las escrituras de los falsos profetas, pero nunca los previnieron de estos poetas, estos oportunistas de la mala memoria, galanes populistas, rimadores de sobra”.

Por otro lado, el músico Fito Páez atribuyó su éxito en Argentina a ‘la aniquilación cultural y ausencia de ideas’ en su país”. Esto fue lo que dijo en el año 2010.

“Si la ciudad (Buenos Aires) le da 35 estadios Luna Park (llenos) a Arjona y a Charly García le da dos, tienes que pensar qué significan la política, los diarios en esta ciudad, en la que hay valores que fueron aniquilados”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus