•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cuando la moda habla de reinvención y muchos piden un freno a los estresantes niveles de creación que exige la industria, Givenchy inició hoy en París una nueva etapa guiada por la británica Clare Waight Keller, quien ha iniciado una estrategia para poner las ventas de la marca a la altura de las más grandes.

Así, tras doce años del gótico Givenchy del italiano Riccardo Tisci, que abandonó la firma en febrero, la diseñadora británica ha inaugurado una era puramente "chic", dentro de los cánones del clásico "look" parisino de los archivos, manteniendo la estética rockera que aportó Tisci.

Los clásicos de la firma se readaptan en una versión moderna y elegante, incluyendo algunos toques divertidos como un estampado de labios en dorados sobre varias creaciones y algunas introducciones del leopardo o las flores.

Vuelve la gabardina de la "maison", así como las mangas asimétricas, los cuellos altos en vestidos, las cinturas ajustadas y los hombros delicadamente marcados, como a Hubert de Givenchy le gustaba en ese estilo que plasmó en su musa, la actriz Audrey Hepburn, convertida en icono de moda.

Pero el espíritu Waight Keller, esa serenidad que le valió el éxito en Chloé, donde trabajó durante seis años hasta dar el adiós en el desfile de marzo, ha quedado patente: la británica suavizó la silueta y envolvió la colección de ese "allure" francés que había quedado al margen durante los años Tisci.
Los clásicos de la firma se readaptan en una versión moderna y elegante, incluyendo algunos toques divertidos como un estampado de labios en dorados sobre varias creaciones y algunas introducciones del leopardo o las flores./AFP
Los vestidos cóctel fueron decorados con plumas, mangas abiertas, profundos escotes en pecho o espalda con una promesa de éxito en los accesorios: las botas camperas se convirtieron en el zapato estrella, tanto para el día como para la noche, mientras que los bolsos se llevan mini y atados a la cintura con pequeñas cadenas, tipo riñonera.

"Quiero construir una historia completamente nueva. Quiero que la gente piense que es algo completamente inesperado", confesaba este verano la diseñadora al "New York Times", donde adelantó sus planes para la casa.

La modista tenía su ascenso bien planteado y, según el diario estadounidense, presentó a los directivos de LVMH un dossier de 150 páginas detallando su proyecto para la marca que incluía bocetos, diseños de bolsos y un plan para renovarlo todo.

Keller se encarga ahora de la línea de ropa, accesorios, joyería, gafas de sol, niño, hombre e incluso de las campañas de publicidad para la línea de belleza de la casa o la relación con las famosas, algunas de las cuales acudieron al desfile de hoy vestidas con las siluetas que iban a presentarse en el desfile, como las actrices Cate Blanchett y Rooney Mara.

La dirección de Givenchy estima que "el plan Keller", que cuenta también con volver a la pasarela de Alta Costura con moda para hombre, podría hacer que en dos años la firma alcance las cifras de Dior.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus