•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las denuncias públicas por acoso y abuso sexual en Hollywood  han alcanzado al oscarizado actor Kevin Spacey, acusado por unos 15 hombres. 

Tras las denuncias, el repudio de colegas y de la sociedad en general, el actor han decidido ingresar en The Meadows, un centro de rehabilitación en Arizona (EE. UU), para recibir una terapia que cuesta unos 37,000 dólares al mes y donde tambiéne está interno Harvey Weisntein, informó El País.

Este exclusivo centro les ofrece ahora a ambos lo mismo que en su día al golfista: curarlos de sus adicciones sexuales. El tratamiento al que se está sometiendo Spacey, de 58 años, dura 45 días y el programa se llama Gentle Path. Según el centro, los pacientes asisten a clases de arte expresivo y, además, se adentran en sus problemas. En esta terapia solo hay plazas para 28 hombres (aquí se separa a hombres de mujeres en sus programas). Los pacientes están monitorizados las 24 horas del día.

“En una comunidad segura y enriquecedora, los hombres son guiados en su viaje de recuperación al examinar las causas subyacentes de sus adicciones y sus trastornos”, explica la web del centro, que además trata el alcoholismo y la anorexia. “La meta es que los individuos ganen confianza para hacer frente a su enfermedad, incluido el dolor y la pérdida. Trabajar para sanar de un trauma emocional, y ser responsables de sus propios sentimientos, comportamientos y recuperación”, añade.

The Meadows se define como “el principal centro de tratamiento hospitalario para la adicción al sexo de EE. UU”. Algunos de sus métodos incluyen antidepresivos, estabilizadores del estado de ánimo e incluso medicamentos antiandrógenos para suprimir los impulsos sexuales.

Otra denuncia

El actor Harry Dreyfuss, hijo del también actor Richard Dreyfuss, acusó a Spacey de haberlo manoseado cuando tenía 18 años y delante de su padre, que no se percató de lo que ocurría. El joven, que ahora tiene 27 años, asegura en una carta remitida al portal Buzzfeed News -que fue el primero en sacar a la luz los supuestos abusos de Spacey- que en la Navidad de 2008 fue a visitar a su padre a Londres, donde participaba en la obra “Complicit” en el teatro Old Vic que dirigía Spacey. 

Una noche acompañó a su padre a un ensayo al apartamento de Spacey para ayudarle dando las réplicas.  Allí, el protagonista de “American Beauty” se sentó junto a él en un sofá y le puso la mano en el muslo. El joven se levantó y se movió a otro asiento, donde Spacey lo siguió y repitió la maniobra y empezó a mover la mano hasta situarla en la entrepierna de Harry y manosearlo.
“Mi mente se quedó en blanco”, afirma el joven en su relato. “Mirándolo a los ojos, le dirigí una leve sacudida de cabeza. Trataba de advertirle sin alertar a mi padre”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus