•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ser músico para los artistas nicaragüenses es un honor. No es una profesión común, es una pasión que mezcla todos los encantos más sublimes de esta tierra y que se expresan en melodías que llenan cada sentido. Eso y más inspira cada nota que se toca, crea o interpreta. 

La soprano lírico- dramático, Elisa Picado desde niña gustaba del canto. En las actividades de la iglesia su voz no podía faltar. Estudió  Licenciatura de Administración de Empresas y mientras trabajaba para organismos de cooperación internacional decidió seguir su pasión por el canto, así que mezclaba ambas actividades. 

“La música es un regalo de Dios que me fue dado, gratuitamente, que debo ponerlo al servicio de Nicaragua”, expresa Picado, quien considera que la ha hecho vivir de una manera extraordinaria hasta el punto de llenarla de satisfacciones, pero también, “me ha sostenido de pie en mis momentos más difíciles cuando me he enfrentado, incluso a la muerte. Llena mi vida de ilusiones y sueños y eso le da sentido a mi existencia, siento que con mi canto inspiro a los demás a cumplir sus sueños, llevo un poco de aliento y alegría a los enfermos y a aquellos que están tristes”, afirma Elisa. 

Valorar más la profesión

El director general del Teatro Nacional Rubén Darío (TNRD) y oboísta, Ramón Rodríguez, recuerda que, a los 13 años, escuchó que celebraban a Santa Cecilia, la patrona de los músicos. 

A esa edad, el también director de la orquesta Camerata Bach, exploraba su gusto por la música, y saber que se celebraba este día a nivel mundial, lo llenó de alegría y emoción. 

Rodríguez considera que aún hay personas que no valoran en su máxima expresión el trabajo artístico, y es trabajo de nosotros como artistas incidir en la sociedad para que “nuestra labor sea vista como la de un arquitecto, ingeniero o un médico. Ser músico es una profesión que amerita entrega, pasión y que requiere esfuerzo”.

El jinotegano confiesa que como Camerata Bach realizan conciertos en honor al Día del Músico y “lo hacemos con mucho cariño, porque es una manera de celebrarnos nosotros mismos, celebrar nuestro trabajo y ese compromiso que tenemos alrededor del arte”. 

Un gato con mi nombre

Raúl Martínez Salas dejó todo por la música. Es compositor, arreglista, poeta y flautista. Conoció la música con los arrullos y las historias maternas, “que de pura casualidad todas eran protagonizadas por un gato con mi mismo nombre. Quizás eso contribuyó a que, desde mis primeros años, el leer se convirtiese también en una de las grandes alegrías de mi vida”.

Martínez Salas también recuerda que a todos los dormían con canciones de cuna, y aunque él siempre amó la voz de su madre, algún rudimento de raciocinio le disparaba sus alarmas, al escuchar que debía dormirse porque un coyote andaba por ahí. “Esta anécdota de apariencia insignificante hasta la idiotez, con los años adquirió una importancia dorsal. Seguir con mis propios planes, a como diría, Michael Corleone”.

Anunció a su familia que abandonaría sus estudios de ingeniería, para ir en pos de un inevitable encuentro, al que todos decían solo lo llevaría al abismo. 

“Pero tarde o temprano terminaría regresando a mi momento de duda entre dormirme o permanecer despierto ante un coyote al acecho. Ese momento definiría buena parte de mi actitud frente a los dilemas de la vida. Y no solo fue una premonición de que estaba destinado a marchar a mi aire, sino de que también iba a necesitar de una enorme libertad para no morir de asfixia. Y gracias al Señor, hasta el día de hoy esa libertad la he tenido a manos llenas”, manifiesta el músico fundador de Camerata Bach.

Dos carreras que curan el alma

Ofilio Picón es médico, poeta, guitarrista y arreglista. Su encuentro con la música fue inevitable. Su padre y tío son músicos populares de la Calle de los Besos en Nagarote, León. 

Ambos elaboraban las guitarras y bandolinas que luego eran tocadas en los jolgorios del pueblo, mientras que Picón hacía los requintos y “asocié desde niño, la belleza con la música”. 

A los 12 años, su padre lo obligó a aprender a tocar guitarra, cuenta Ofilio, pero fue hasta los 15 que se enamoró de ese instrumento que por décadas ha tocado junto al grupo Los de Palacagüina, Camerata Bach y colaborado con grandes artistas nacionales como Camilo Zapata. 

Tiempo después, viajó a Puebla, México a estudiar Medicina y en sus ratos libres se juntaba con amigos para tocar en las plazas. Culminó sus estudios en 1984, regresó a Nicaragua para ejercer su carrera y complementarla con la música, pero tuvo que elegir entre una de las dos.

“No me arrepiento de haber optado por la música. No me puedo quejar, nunca he tenido dinero ni soy famoso, pero ha sido satisfactorio para mi vida. He formado a mis hijos y he tenido el apoyo de mi esposa. Me siento contento. Aunque mis hijos no son músicos, ellos me han apoyado en mis proyectos y ya he producido cinco discos de música original”, cuenta Picón, quien explica, que el Día del Músico es algo anecdótico para él, “porque todos los días hacemos música, alegramos a las personas y aportamos nuestro esfuerzo al patrimonio cultural de Nicaragua”.

“Mi vida, mi pasión”

Los jóvenes como Zuriel Bermúdez de 25 años, violinista de la Camerata Bach expresó que desde que estaba en la secundaria decidió estudiar música. 

“Mis orígenes y planes a futuro están involucrados con la música. Mis padres se conocieron estudiando música y en mi casa era lo que se escuchaba. De niño recuerdo acompañarlos a los conciertos que realizaban”, dice Zuriel, quien afirmó que “la música es mi vida, pasión y me siento feliz haciéndolo, porque es lo que yo quiero y le pongo empeño por ser cada día mejor”.

Contexto

En Nicaragua, desde el 22 de noviembre de 1998 se conmemora el Día del Músico Nicaragüense, luego que la Asamblea Nacional, a través de un Acuerdo Presidencial, lo aprobara el 30 de junio de ese año. Ese mismo documento declara que se celebre el 21 de junio, el Día Nacional de la Música.

El acuerdo expresa que es deber del Estado promover el rescate, desarrollo y fortalecimiento de la cultura nacional y “la música es de las más excelsas manifestaciones de la cultura y el espíritu, siendo parte sustancial de las alegrías, sueños, pasiones y pesares del pueblo nicaragüense en su tránsito hacia una conciencia más humanista y democrática.  No puede concebirse la música como producto sin apreciar la relación indisoluble que la vincula a sus progenitores y ejecutantes, siendo imperativo reconocer en ellos a importantes baluartes de la música”, reza el Considerando de la declaración del Día Nacional de la Música y del Músico Nicaragüense.

En Roma

Pero la celebración de los artistas que durante años han creado melodías se remonta al siglo XVII, luego que el papa Gregorio XIII en 1594, en Roma, canonizara a Santa Cecilia, nombrándola patrona de los músicos.

Después de la muerte de la santa, cada 22 de noviembre en Normandía se realizaban festivales que reunían a grandes compositores y poetas de la época en su honor. Años más tarde esta tradición fue extendiéndose por Alemania, Francia, Alemania hasta llegar a los países latinoamericanos.

Nuevos talentos

El Ministerio de Educación está realizando un gran esfuerzo para promover en los estudiantes de los diferentes centros educativos del país el amor a la música, a través del proyecto Arte, Cultura y Tradición.

Desde el 2016 se creó esta iniciativa donde beneficia a 120 jóvenes instructores en orquestas juveniles y en coro, “este será un avance que nos permitirá en un futuro próximo seguir reivindicando y dignificando la profesión de la música”, explicó Ramón Rodríguez.

Tome nota

Hoy celebramos el Día del Músico con un espectacular concierto en homenaje a la música romántica española, en la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío (TNRD). La actividad que reúne a los artistas nacionales: Dagoberto Palacios, Rebecka Molina, Adilia Gutiérrez, César Díaz, Álvaro Villagra, Manuel Canales y Jairo Blanco con el acompañamiento único de Camerata Bach inicia a las 7:30 p.m. Los boletos aún están a la venta en la Taquilla del TNRD a 250, 200 y 150 córdobas.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus