•   San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los presidentes de Guatemala, Honduras y Nicaragua están interesados en reunirse con su colega de Venezuela, Hugo Chávez, para hablar de un posible acuerdo que permita a la OPEP dar un "trato preferencial" a la región, afirmó hoy el gobernante de El Salvador, Mauricio Funes.

Los tres mandatarios plantearían el asunto durante la posible visita de Chávez a El Salvador, a mediados de este mes, para inaugurar una planta de almacenamiento de combustibles de la empresa Alba Petróleos, explicó Funes a periodistas tras inaugurar el año agrícola en el oriente del país.

"Hay interés del presidente de Guatemala, Álvaro Colom; del presidente de Honduras, Porfirio Lobo; del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, por lo menos que yo sepa, de asistir también a la inauguración de esa planta de Alba Petróleos", dijo Funes.

La intención de los tres gobernantes sería "aprovechar" la venida de Chávez para que "dada la importancia estratégica que tiene Venezuela en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)" se pueda lograr "un trato preferencial para los países de la región" centroamericana.

"Sería interesante lograr, por ejemplo, la atención al menos del presidente Chávez (...) para ver si se puede dar un trato dada las circunstancias especiales de crisis que atraviesan nuestras economías", añadió.

Admitió que el precio del combustible está impactando las economías de los países del istmo, donde el galón de gasolina (3,8 litros) puede rondar hasta 6 dólares, por lo que consideró que ese "trato preferencial podría ser por un tiempo determinado".

Los altos precios internacionales del petróleo afecta las economías de los empobrecidos países centroamericanos, todos importadores netos de carburantes que, además, son fuente de buena parte de la energía eléctrica que se consume en la región.

La vicepresidenta de Alba Petróleos y alcaldesa de la ciudad de Apopa, Luz Estrella Rodríguez, declaró a la televisión local que existe la posibilidad de que Chávez asista, el próximo 19 de mayo, a la inauguración de la planta de combustibles de esa empresa.

Funes aseguró que su Gobierno no ha recibido confirmación oficial de Caracas de la venida del gobernante venezolano y promotor del llamado socialismo del siglo XXI.

Alba Petróleos es una empresa creada por las alcaldías del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) -el partido de Funes- en asociación con la estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), que importa diesel y gasolina desde 2007.

La planta, con capacidad para 350.000 barriles y cuya construcción se inició en febrero de 2008 en las cercanías del puerto de Acajutla (oeste), proyecta cubrir un 40 por ciento de la demanda de gasolina y diesel del país, además de importar gas propano y gasolina para aviones.

Funes aseguró que también le gustaría analizar con Chávez el impacto que tendrá en la economía salvadoreña esta planta "por la cantidad de combustible que se va a almacenar y que se va a poder distribuir".

El mandatario pidió que no se haga "un tabú innecesario" el tema que centraría "la posible reunión" que sostendría con Chávez, e insistió en que él no es un "presidente que copia modelos o que traslada modelos en forma automática de un país a otro".

"Yo soy un presidente que estoy empecinado en cambiar el modelo de gestión económica social que heredé de un modelo que apostaba a la inversión especulativa y que tiene que apostar a la inversión productiva", añadió, al salirle al paso a quienes temen que el Gobierno de Funes, el primero de izquierda en el país, siga la corriente que promueve Chávez.