Consuelo Sandoval
  •  |
  •  |

La Asamblea Nacional decretó el 9 de agosto como el Día Nacional de los Pueblos Indígenas, declaración que aunque contó con el respaldo de la mayoría de legisladores, fue empañada por las recriminaciones de liberales y sandinistas, quienes se acusaban mutuamente de utilizar y manipular a las etnias con fines politiqueros.

El enfrentamiento verbal entre los legisladores fue provocado por la derogación de un título de propiedad de los territorios de una comunidad mayagna ejecutado por el actual gobierno que pretende corregir un error que presuntamente fue cometido de forma intencional por el ex presidente Enrique Bolaños.

Bolaños legalizó las propiedades comunales a favor del Estado y luego emitió los títulos de propiedad que son considerados ilegales porque se utilizó el Código Civil en vez del procedimiento establecido por la Ley de Demarcación de las Tierras Indígenas.
Acusan a fundación Ray Hooker
El diputado sandinista, Juan González, denunció ayer que existen personas interesadas en dividir a las comunidades indígenas y acusó a una fundación que preside el ex diputado Ray Hooker, de financiar a cuatro personajes para difamar al gobierno del presidente Daniel Ortega.

“Una fundación ha estado acompañando y financiando estas movilizaciones, como una forma que se respete los títulos otorgados por Bolaños. Tenemos pruebas que la Secretaría de la Presidencia que dirigía Carlos Hurtado (en la administración Bolaños), les mantenía viáticos a esos señores para que pudieran hacer contrapeso al proceso de titulación y demarcación”, aseguró González.

Brooklin Rivera, Presidente de Yatama, alegó que Bolaños tenía que haber agotado el proceso de titulación que tiene cinco etapas y que incluye una solicitud de los beneficiarios de las tierras, un diagnóstico demográfico, cultural, económico, etnográfico para completar la demanda; resolución de conflictos de los territorios; la resolución del conflicto de linderos; se manda a amojonar y la titulación y el saneamiento si hay terceros.

Advirtió que Bolaños no podía reclamar dominio del Estado sobre las propiedades indígenas que son ancestrales, porque las comunidades las poseen desde antes que surgieran las instituciones.

Aseguró que han sido registrados unos cinco títulos de igual número de comunidades y que en noviembre próximo estarán listas otras seis legalizaciones.
Manipuladores
El diputado liberal Freddy Torres acusó a los dirigentes de los partidos políticos de “manosear y manipular” a las comunidades indígenas, a las que conducen a situaciones peligrosas.

“No es un secreto que personas que no son indígenas, sino grupos que actúan de manera malintencionada se apoderan de las juntas directivas en estas comunidades y cometen cualquier tipo de tropelías. Se debe terminar ese manejo politiquero que pretenden dar algunos partidos a nuestras comunidades”, expresó.

Su correligionario Víctor Duarte, defendió los títulos otorgados por Bolaños y enrostró a sus adversarios del Frente Sandinista que fueron los liberales los que reincorporaron la Mosquitia a Nicaragua; aprobaron la Ley de Demarcación y promovieron la declaración del Día de los Pueblos Indígenas.

Duarte protestó porque, según dijo, la bancada sandinista y Yatama, en el Atlántico Norte, han chantajeado e ignorado a sus pares liberales en la toma de decisiones y en la distribución presupuestaria.



Vehemente llamado al mundo

Sergio Aguirre
El Consejo de Ancianos de la Nación Comunitaria Mosquitia, en ocasión de la celebración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas del mundo, instó a la comunidad internacional y los organismos multilaterales a apoyar el desarrollo y comercio en el marco de la globalización para esos pueblos, dueños de inmensos territorios y recursos naturales.

El pueblo indígena de la Costa Caribe tiene el derecho histórico de haberse incorporado voluntariamente cediendo su soberanía al Estado de Nicaragua y se materializa con la Convención de la Moskitia de 1894, señala un comunicado de la organización indígena.

“El incumplimiento de este tratado a lo largo de 113 años ha significado la desmembración de nuestro territorio, la destrucción de los recursos naturales y hábitat naturales que son causas del etnocidio de nuestro pueblo…”, añade.