Consuelo Sandoval
  •  |
  •  |

La Asamblea Nacional exhortó ayer al Congreso Norteamericano a reconsiderar su decisión de aprobar un impuesto a la comercialización del tabaco con el cual Nicaragua dejaría de recibir 60 millones de dólares anuales en la exportación de ese producto.

Los diputados aprobaron, por abrumadora mayoría, una resolución que advierte a sus homólogos estadounidenses del grave costo que implicaría la medida que pretende elevar el impuesto de cinco centavos a diez dólares por cada puro premium que sea comercializado entre los ciudadanos gringos.

La disposición estadounidense podría provocar el desempleo de casi 400 mil nicaragüenses de Estelí, Nueva Segovia, Jalapa y la Isla de Ometepe, de los cuales, cien mil laboran de manera directa en la industria tabacalera.

La disposición de los congresistas que afectaría a Nicaragua, México, Honduras, Jamaica y República Dominicana tendría el propósito de captar recursos para financiar la extensión de los programas de salud de seis millones de infantes norteamericanos.

El diputado Wálmaro Gutiérrez explicó que Nicaragua exporta el 69 por ciento de su producción de puros al mercado estadounidense y que el alza del impuesto significaría un incremento del 21,400 por ciento en relación al que actualmente le aplican.

Gutiérrez y su colega liberal, Wilfredo Navarro, advirtieron que Estados Unidos podría ser denunciado ante la Organización Internacional de Comercio (OMC) por imponer barreras arancelarias.