Ary Pantoja
  •   Managua  |
  •  |
  •  |

Veinte años después de la firma de los Acuerdos de Paz Esquipulas II, el ex presidente de Guatemala, Vinicio Cerezo Arévalo, llamó descarados a los representantes del gobierno de Estados Unidos en los años 80, encabezado por el entonces presidente Ronald Reagan, por impulsar las denominadas “guerras de baja intensidad” en pequeñas regiones como Centroamérica.

Cerezo recordó que los conflictos armados en los países centroamericanos se dieron para favorecer “la hegemonía e intereses de los Estados Unidos y la Unión Soviética. Los americanos (estadounidenses) tenían el descaro de llamar a eso guerras de baja intensidad”, expresó el ex mandatario guatemalteco, durante su reseña sobre los históricos acuerdos de paz de los cuales fue firmante el siete de agosto de 1987.

“Eran de baja intensidad porque los que se estaban muriendo eran las personas de otras partes del mundo y no los americanos, ni los soldados de esos países hegemónicos”, agregó.

A juicio de Cerezo, Esquipulas II se convirtió en un reto para los entonces presidentes centroamericanos y sus respectivas naciones. “Un reto para poder decidir ser los sujetos de su propia historia, o ser los objetos de la historia de otros países del mundo”, señaló.

Guerras: “Un mal negocio”
Cerezo llamó no sólo a los nicaragüenses, sino también a todos los países de la región a no permitir el retorno de los conflictos armados, recordando que “la guerra de los años 80 fue un mal negocio para Centroamérica, porque nosotros poníamos los cadáveres y otros vendían las armas”.

Según el ex mandatario, la guerra sí fue “un buen negocio para los países que querían utilizar a los centroamericanos para sus propios intereses”.

Cerezo considera que actualmente no existe ningún motivo o circunstancia que justifique el inicio de un conflicto armado en ninguno de los países centroamericanos y, por el contrario, llamó a los mandatarios de la región a impulsar un nuevo acuerdo que desde ya bautizó como “Esquipulas III”, de manera que se garantice el desarrollo social y económico de Centroamérica.

El esfuerzo de Contadora
Cerezo también recordó el esfuerzo del denominado Grupo de Contadora, conformado en enero de 1983 por Colombia, Panamá, México y Venezuela, países que unieron esfuerzos diplomáticos con otras cuatro naciones latinoamericanas integradas luego en el llamado “Grupo de Apoyo” para coadyuvar a la solución pacífica del conflicto centroamericano.

“Esquipulas II es la consecuencia de Contadora, en donde los presidentes latinoamericanos decidieron hacer un esfuerzo para que Centroamérica no fuera el campo de batalla de los intereses de Estados Unidos y la Unión Soviética”, expresó.