•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Fuchs Sanders, de origen alemán, y tres amigos más (otro germano y dos israelíes) supieron, a través de otro amigo nicaragüense, que en Granada se desarrolla un evento poético de calidad mundial. Los detalles dados por el nica los dejaron con la curiosidad de venir a comprobar la algarabía que se vive en las calles de La Gran Sultana, donde se oyen versos en todos los idiomas.

Así fue como llegaron al Parque Central o Parque Colón, donde los encontramos admirando la creatividad de pequeños y medianos artesanos que ofrecen objetos en cuero, madera, textil, marmolina y barro. “Nos dijo que vienen poetas de todo el mundo y que la fiesta es alegre, apenas llegamos ayer (martes) y el día de hoy (miércoles) hemos visto mucha gente por todos lados”, manifestó Sanders.

La Cámara de Comercio e Industrias de Granada estima que entre 950 y mil turistas extranjeros llegan a la ciudad durante la semana del Festival Internacional de Poesía. En promedio, cada uno puede gastar US$40 en consumo diariamente, eso sin incluir los gastos de alojamiento, explicó Óscar Rufino González, presidente de la Cámara.

González deduce que a diario unos US$38,400 se mueven en consumo de alimentación, bebidas, paseos turísticos, compra de vestuario, artesanías, medicinas y uso de cibercafés, entre otras cosas.  

Negocios llenos

“Los volúmenes de las ventas aumentan por la gran afluencia de visitantes. Eso significa que los restaurantes, las cafeterías, las tiendas y los supermercados venden mucho más en esta época del Festival”, manifestó.

Leopoldo Castillo, propietario de la tour operadora Leo Tours Comunitarios, concuerda en que la masiva llegada de visitantes promueve el alquiler de bicicletas y las ventas de tarjetas postales, mapas turísticos y artesanías nicaragüenses. Durante la semana de la poesía, las ganancias de su negocio suben en 50% en relación con semanas anteriores, dijo.

“Sin dudarlo, yo percibo que mis ventas están aumentando y no solo las ventas, también los paseos a las Isletas, al Volcán Masaya y al Bombacho, que son los destinos más populares.

Quizás el poeta no sea el principal comprador, pero el espectáculo internacional atrae a otras personas que sí compran mis productos y servicios”, explicó Castillo.

El consumo del que habla González también lo perciben los bares y restaurantes localizados en la Calle La Calzada. Katia Jaime, de “Grill House”, dice que en las últimas noches ha habido un fuerte movimiento de turistas que no se había visto en noches anteriores. “Es cierto que desde diciembre el movimiento es bueno, pero con el festival de poesía nuestro negocio se pone mucho mejor”, afirmó.

Francisco Javier Gómez, propietario del kiosco “El Gordito” localizado en el Parque Colón, dice que a su establecimiento de venta de vigorón han llegado varios poetas atraídos por la fama de su plato, y, por supuesto, muchos nicaragüenses. “En estos días buenos puedo vender 250 o 300 vigorones en el día, lo cual es favorable para mí”, señaló.

La Cámara de Comercio e Industrias registra un ingreso aproximado de entre seis y siete mil visitantes nicaragüenses en esta época de poesía, que pueden gastar unos cien córdobas en consumo.

Juan Pablo Castillo y su novia, Johana Miranda, originarios de Managua, integran esa cifra de nacionales que llegan a la ciudad de Granada atraídos por el festival. Ellos contaban este miércoles con C$500, de lo cual la mitad sería gastado en alimentos y en alguna pequeña artesanía.

Todos sacan réditos

Pero no solo los establecimientos comerciales obtienen ganancias en esta semana. El Palacio de la Cultura “Joaquín Pasos Argüello”, una casa destinada a la promoción de obras artísticas y culturales, también está sacando rédito. Su director, Pedro Berroterán, apuntó que la presencia de artesanos llegados de distintas zonas del país motivó la firma de un acuerdo con el Instituto Nicaragüense de la Pequeña y Mediana Empresa (Impyme), para que el Palacio les arrendara los servicios sanitarios a un costo de tres córdobas por persona.

“Eso deja diariamente un poco más de C$500. El dinero lo utilizamos para gastos de mantenimiento: limpieza, reparación de inodoros, pago de energía eléctrica, agua potable o en cualquier otra cosa que haga falta”, dijo.

Hoteles también están repletos

El sector hotelero de La Gran Sultana no está ajeno a la actividad económica. La dueña del Hotel Darío, Carmen García, informó que las 22 habitaciones están ocupadas por poetas participantes, y los precios andan entre US$80 y US$90 por noche. “Simultáneamente organizamos eventos especiales para los que no están alojados con nosotros y que deseen venir a disfrutar de algún almuerzo, cena y muestras folclóricas”, explicó.

Lo mismo ocurre en el Hotel Plaza Colón, cuya gerente general, María Isabel Cantón, dijo que las 27 habitaciones están llenas, principalmente de turistas estadounidenses y europeos que están vacacionando en la ciudad. “Estamos llenos, y hemos rechazado más o menos unas 50 reservaciones de turistas que no hemos podido recibir”, indicó.

“Nosotros calculamos un precio promedio de US$70 diarios por cada habitación, y el turista extranjero se queda unos diez días en Granada. Significa que el sector percibe a diario no menos de US$67,000 y en diez días la suma llega a US$670,000”,  señaló optimista el presidente de la Cámara de Comercio.

La Feria de las Artesanías también deja ganancias, indicó la especialista del Centro de Apoyo a la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, Camipyme, Cinthia Castro Rueda, quien dijo que en años anteriores cada uno de los artesanos ha logrado mover unos C$20,000, durante los días que dura el Festival de Poesía.