•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Vanesa Benavides Hernández nació ciega hace 19 años. A finales de agosto cumplirá uno de los propósitos que la motivan a correr tres veces a la semana, en la pista de atletismo del Instituto Nicaragüense de Deportes: participar en los Juegos Paralímpicos 2012, que se celebrarán también en Londres.
La joven, morena y alta, es optimista hasta decir quitá. Corre desde hace cinco años, cuando dejó de practicar golball, porque valora que el atletismo es una oportunidad para desarrollarse personalmente.

En un futuro, Vanesa Benavides Hernández, la joven de la eterna sonrisa, quiere ser fisioterapeuta, pues cree que de esa forma continuará cerca del mundo deportivo.

Ella nació con un mal congénito que le provocó ceguera, algo que no le ha impedido desarrollarse. A las tres de la tarde, tres veces por semana, Vanesa entrena en la pista de atletismo del Instituto Nicaragüense de Deportes, pues la última semana de agosto viajará a Londres para participar en los Juegos Paralímpicos que se celebrarán en esa ciudad, del 29 de agosto al 9 de septiembre.

Los Juegos Paralímpicos fueron creados en 1960, y en ellos compiten los atletas con algunas discapacidades físicas, mentales y motoras. Por Nicaragua, además de Vanesa, quien competirá como invitada en los 100 y 200 metros, también participará el joven Gabriel Cuadra Holmann, que clasificó en los 200 y 400 metros, y quien confesó a El Nuevo Diario que aspira a ganar una medalla olímpica.

Una joven la acompaña durante la carrera. Se amarran un mecate en las manos y empiezan a correr. Descansan, y luego siguen dándole la vuelta a la pista de atletismo. Mientras Vanesa entrena, también lo hacen otros muchachos con discapacidad.

“Mi sueño a nivel escolar es terminar la secundaria e ir a estudiar fisioterapia. De alguna manera siento que va relacionada con el deporte, porque ayuda a los atletas”, comenta Vanesa, quien dijo que fue muy grande la emoción que sintió cuando le comunicaron que entrenara porque iría a Londres.

En los 200 metros está haciendo 32 segundos, y en los 100 metros, 16 segundos. “Practico atletismo desde hace cinco años, desde los 14, pero tuve un impasse como de año y medio. Antes de correr, jugaba golball (una especie de fútbol de sala), que es un deporte para personas ciegas en el que se usa un balón que lleva dos cascabeles”, recuerda.

“Se dio la oportunidad de salir a unos juegos centroamericanos y aquí fue el entrenamiento. Eso fue en febrero de 2007. Dionisio Zeledón, de la Federación Nicaragüense del Comité Paralímpico Nicaragüense (Fedcopan), me preguntó si yo quería venir a correr”, cuenta Vanesa.

Es la menor de tres hermanos, los otros dos son varones, y uno de ellos también padece problemas visuales. Ella cursa el tercer año en el colegio Bautista Belén.

“Esto es un logro importante, porque después de tanto esfuerzo, de entrenamiento, de ir a la escuela, de venir a entrenar, voy a Londres. También me ayuda a desarrollarme como persona al relacionarme con otros que también tienen problemas de la visión o de otra índole”, dice.

Aunque su carrera deportiva es corta, Vanesa ha cosechado éxitos. Ha sido campeona centroamericana a nivel escolar en 100, 200 y 400 metros, y subcampeona en los juegos Parapanamericanos juveniles realizados en Colombia, en 2009.

“(Para esto) se necesita disciplina. Cuando volví a comenzar estuve tres veces por semana, a veces no puedo venir por las cuestiones de la escuela. A mí me gusta el atletismo porque me gusta correr, siento que la adrenalina se me sube al máximo cuando voy a las competencia”, concluye la joven, que se ha incorporado para seguir con su práctica deportiva.