•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los jóvenes nadadores centroamericanos se presentan en Londres-2012 con la ilusión de mejorar sus marcas y, en la mayoría de los casos, cumplir el sueño de participar en unos Juegos Olímpicos, ya que la dura realidad dice que sus opciones de medallas son escasas.

En total, diez nadadores de seis países de la región (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá) competirán desde el sábado en el Centro Acuático de Londres. Sólo Belice no envió ningún representante a este deporte.

Costa Rica estará representada por Marie Meza (21 años, 100 m mariposa) y Mario Montoya (22 años, 200 m libre), mientras que por Guatemala lo hará Kevin Avila (19 años, 100 m libre).

El Salvador tendrá a Rafael Alfaro (20 años, 400 m estilos) y Pamela Benítez (21 años, 800 m libre) y Honduras a los nadadores Allan Gutiérrez (18 años, 400 m libre) y Karen Vilorio (19 años, 100 m espalda).

Los nicaragüenses Omar Núñez (28 años, 100 m libre) y Dalia Torres (22 años, 100 m mariposa) y el panameño Edgar Crespo (23 años, 100 m braza) completan la nómina.

Opciones de final son remotas
Teniendo en cuenta las marcas con las que han clasificado para los Juegos Olímpicos, las opciones reales de acceder a alguna final son remotas.

Quien más se acerca es el panameño Crespo, con una marca de 1 minuto, 1 segundo y 94 centésimas en los 100 m braza, a dos segundos de los favoritos.

De su lado, el guatemalteco Avila tiene un registro de 52.43 para los 100 m libre, a menos de seis segundos del récord mundial del brasileño César Cielo (46.91).

Sin embargo, tanto para Crespo como Avila será muy difícil colarse siquiera entre los 16 semifinalistas que saldrán de las series.

En el resto de los casos, las diferencias son siderales: la salvadoreña Benítez registró una marca 34 segundos por encima de las favoritas en 800 m libre, y la hondureña Vilorio se presenta con el segundo tiempo más alto entre las 45 nadadoras de los 100 m espalda.

Por ello, el objetivo principal será sumar experiencia y superarse a sí mismos, ya que la gran mayoría de ellos se sitúa entre los 18 y los 22 años.

A pesar de que el promedio de edad es bajo, para algunos será la segunda experiencia olímpica, como es el caso del costarricense Montoya, Edgar Crespo y la nicaragüense Torres, presentes en Pekín-2008.

Una característica llamativa de los nadadores de la región es que la mitad de ellos viven y estudian en el exterior, como es el caso de Alfaro, Benítez y el propio Crespo, los tres en Estados Unidos.

En la misma situación se encuentran el hondureño Gutiérrez, estudiante de biología en Florida (EU), y Marie Meza, que reside en Austria, donde cursa la carrera de administración en la Universidad de Graz.