•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El judoca surcoreano Kim Jae-Bum se proclamó el martes campeón de judo en la categoría de -81 kilogramos de Londres-2012 al derrotar a su verdugo en Pekín-2008, el alemán Ole Bischof, mientras que la eslovena Urska Zolnir se hizo con el título de -63 kg ante la china Xu Lili.

Kim, de 27 años, fue el primer gran favorito en el judo olímpico que llegó, peleó y venció, con una superioridad incontestable.

A su lado en el podio subieron el ruso Ivan Nifontov y el canadiense Antoine Valois-Fortier para recoger las medallas de bronce.

En la final, Kim consiguió superar claramente con dos yukos a su viejo conocido Bischof, de 32 años, que no supo como responder después a la defensa del ganador de los últimos dos campeonatos del mundo.

El veterano alemán acusó el durísimo combate de semifinales frente al estadounidense Travis Stevens, a su vez verdugo en cuartos del candidato brasileño Leandro Guilheiro, doble medallista de bronce olímpico en -73 kg.

 

Brasileño no logra el bronce

Guilheiro, que a sus 28 años trató de asaltar una categoría superior, tampoco pudo luchar por el bronce al caer en el repechaje frente al prometedor japonés Takahiro Nakai, de 21.

Se esfuma así la oportunidad de Guilheiro de convertirse en el primer judoca de su país en reunir tres medallas olímpicas, después de los bronces en la categoría inferior de -73 kg de Atenas-2004 y Pekín-2008.

Su compañero Tiago Camilo intentará conseguir esta marca el miércoles en la categoría de -90 kg.

El argentino Emmanuel Lucenti, bronce en los pasados Juegos Panamericanos de Guadalajara-2011, también avanzó hasta cuartos pero se topó con Kim y después en el repechaje con Valois-Fortier, que le apartaron del podio.

En la categoría femenina de -63 kg, la eslovena Zolnir venció a la china Lili con espectacular waza-ari con el que volteó a su oponente.

Zolnir, de 30 años y miembro de las Fuerzas Armadas eslovenas, consigue así su primer oro olímpico después de poseer ya un bronce de Atenas-2004.

Con los bronces de Londres se tuvieron que conformar la japonesa Yoshie Ueno, número uno mundial, y la francesa Gévrise Emane, número dos.

Ueno y Emane, de las que se esperaba que alcanzaran la final como en el pasado Mundial -que ganó la francesa-, protagonizaron una auténtica debacle al perder en los cuartos de final.

Emane, nacida hace 30 años en Camerún, perdió su segundo combate de los últimos dos años frente a Munkhzaya Tsedevsuren, de Mongolia, por decisión de los jueces, tras haber finalizado la pelea sin puntos.

Caen latinas

Las representantes latinoamericanas cayeron a las primeras de cambio. La mejor perfilada para avanzar, la cubana Yaritza Abel Rojas, fue víctima de Emane en los octavos de final.

La isleña, oro en los Panamericanos de Guadalajara-2011 y bronce mundialista, llevó la pelea igualada hasta el final de los cinco primeros minutos y los tres del punto de oro, pero los jueces dieron por unanimidad el triunfo a la francesa.

También en octavos perdió la ecuatoriana Estefanía García -por ippon ante Zolnir- y en dieciseisavos la brasileña Mariana Silva frente a Xu.

Silva, debutante de 22 años, no fue capaz de reaccionar al punto de waza-ari que recibió de la judoca china.

"Desgraciadamente he caído en la primera jugada. Hice lo que pude (...) Faltan muchas cosas por mejorar y entrenar y será en la próxima (Rio-2016) si Dios quiere", dijo la joven a la prensa tratando de retener las lágrimas.

Tras la cuarta jornada del judo, Rusia sigue liderando el medallero con dos oros y un bronce, seguida de Japón con 1-2-2 y Brasil y Corea del Sur con 1-0-1.

El judo se reanuda el miércoles con la categoría femenina de -70 kg y la masculina de -90 kg.

La competición echará el cierre el viernes con las divisiones de pesos pesados, en la que se espera la participación de la saudí Wodjan Ali Seraj Abdulrahim Shahrjani después de que este martes el Comité Olímpico Internacional confirmara que podrá pelear con la cabeza cubierta.