•   Londres  |
  •  |
  •  |

El nadador estadounidense Michael Phelps busca este martes en Londres-2012 una o dos medallas, para igualar o superar el récord de preseas de la gimnasta soviética Larisa Latynina, mientras la polémica por el récord mundial de la china Ye Shiwen en natación crece.

Michael Phelps, que comenzó su andadura en los Juegos Olímpicos con un sonoro fracaso al quedar fuera del podio en los 400m estilos el sábado, busca resacirse este martes en los 200m mariposa y en los relevos 4x200m libres.

"Me siento mucho mejor ahora. Estoy mucho más contento. Estoy de regreso", dijo Phelps la víspera, tras clasificarse para la final de los 200m mariposa, en el Centro Acuático de la capital británica.

La leyenda de la natación, ganador de ocho medallas de oro hace cuatro años en Pekín-2004, quiere ahora romper el récord del mayor número de medallas de olímpicas que detenta Latynina.

La gimnasta soviética ganó en total 18 medallas olímpicas de 1956 a 1964, con lo que Phelps, que tiene 17, podría este martes igualar o superar esa marca en Londres.

Y mientras, la polémica sigue creciendo en torno a la gran actuación de la joven china de 16 años, Ye Shiwen, que el sábado estableció un nuevo récord del mundo en los 400m estilos.

"Simplemente diré que la historia de nuestro deporte muestra que cada vez que asistimos a algo, entre comillas, 'increíble', después se revela que había dopaje", dijo el estadounidense John Leonard, director ejecutivo de la Asociación Internacional de Entrenadores de Natación (World Swimming Coaches Association/WSCA), citado por The Guardian.

Ye Shiwen, que este martes nadará la final de los 200m estilos, sorprendió el sábado al hacer un tiempo 4:28.43 en los 400m estilos rebajando en 1 segundo y 2 centésimas la anterior marca de la australiana Stephanie Rice.

Apoyan a nadadora
Tras la polémica surgida en torno a esta increíble actuación, el presidente de la comisión médica del COI, Arne Ljungqvist, apoyó a la nadadora, al igual que hizo este martes el presidente del Comité Olímpico Británico, Colin Moynihan.

"Sabemos lo estrechamente que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) vigila estos Juegos y la AMA ha considerado que está limpia. Fin de la historia. Es lamentable que haya tanta especulación ahí fuera", dijo Moynihan.

La natación se está revelando como uno de los caballos de batalla de chinos y estadounidenses en su guerra por el medallero, que lideran empatados a 19 preseas muy por delante del resto de países.

En otra de las polémicas de estos días, la Federación Internacional de Judo finalmente dejará competir a la judoca saudí Wodjan Ali Seraj Abdulrahim Shahrjani con la cabeza cubierta, después que los saudíes amenazaran con retirar a la atleta si no podía combatir con su hiyab (velo islámico).