•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • Prensa Latina

Todavía el agua salpica en la piscina del Acuatic Centre con un palpitante certamen olímpico de natación y el nombre brillante de Michael Phelps, pero el deporte rey acecha y quiere su protagonismo en Londres-2012.

A pocos metros de la instalación de azules techada, con símil de una ola gigante, las joyas de la corona de los XXX Juegos Olímpicos se trasladan de a poco al estadio de Stratford con la certeza de que será el sitio más codiciado el domingo.

Aún le queda protagonismo a la natación a pesar de que se cruza con el campo y pista viernes y sábado, porque en esta historia de amores y despechos el solo hecho de conocer a qué altura dejará la varilla Phelps ya es un suceso.

El tritón estadounidense llegó a la veintena de preseas olímpicas, con 16 de oro, un cofre de excelencias único y excepcional.

Antes de llegar a lo que todo el mundo espera, los 100 metros planos a las 21:50 hora local el domingo 5 de agosto, con la precisión milimétrica del Big Ben, el atletismo tendrá otros ingredientes bastante atractivos.

Así y todo, la influencia ineludible del Relámpago Usain Bolt y la nueva carrera del siglo que se plantea con Yohan Blake, anuncia un capítulo de amores por Jamaica, sin olvidar que al menor descuido ahí estarán los norteamericanos Justin Gatlin y Tyson Gay.

Para hoy en el estreno, las eliminatorias en impulsión de la bala masculino; triple salto de mujeres; primera ronda de los 100 metros lisos (f) y de 400 con vallas (m); lanzamiento del martillo (m); 400 planos (f) y 3,000 steeplechase.

Dos finales en bala de varones y los 10 mil metros femeninos, además de las rondas del heptatlón (f) en 100 con vallas y 200 lisos, completarán la primera velada nocturna del atletismo, con un detalle particular.

Será la ocasión para volver a ver el pebetero olímpico, el único que se recuerde que ha permanecido escondido en un evento de esta naturaleza y el cual será privativo para los asistentes a la instalación y los telespectadores.

En los 10,000 metros las favoritas son la etíope Tirunesh Dibaba, campeona de Beijing-2008 y la kenyana Cheruiyot, aunque otras corredoras de ambos países y otros africanos pueden dar la pelea.

Christian Cantwell (EEUU) es la estrella de la bala y candidato al oro aquí.