•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El remo británico ha cosechado un récord de 9 medallas, 4 de ellas de oro, en los Juegos Olímpicos de Londres, gracias a dos nuevos títulos y una medalla de plata logradas este sábado en la última jornada de la competición en las instalaciones acuáticas de Eton.

El equipo británico de remeros ha estado a la altura de la confianza que había puesto en ellos el ilustre Sir Steve Redgrave, pentacampeón olímpico de este deporte, que sentía que sus sucesores podían romper el récord de 8 medallas, cuatro de ellas de oro de los Juegos de Londres 1908.

Tras comenzar bajo la lluvia para acabar con sol, la carrera hacia la historia comenzó con la victoria del cuatro sin timonel compuesto por Alex Gregory, Pete Reed, Tom James y Andrew Triggs Hodge, que permitía igualar el medallero de Pekín (6 preseas, 2 de oro).

"Las horas pasadas remando, el dolor: todo ha valido la pena", se alegró Reed, que sustituyó al retirado Steve Williams tras el primer título logrado por la tripulación británica en 2008 en Pekín.

Los británicos se impusieron este sábado a los australianos William Lockwood, James Chapman, Drew Ginn y Joshua Dunkley-Smith, que se colgaron la plata, mientras que Estados Unidos fue bronce.

Las británicas Katherine Copeland y Sophie Hosking tomaron el relevo de sus compañeros para imponerse en el doble scull ligero, por delante de China y Grecia.

Sus compañeros Zac Purchase y Mark Hunter no pudieron repetir la hazaña en el doble scull ligero masculino, quedándose con la plata, tras ser batidos por los daneses Mads Rasmussen y Rasmus Quist, mientras que Nueva Zelanda se colgó el bronce.

Tras las victorias de la víspera (2 medallas de oro), Nueva Zelanda que sólo logró un bronce, acabó en segundo lugar en el medallero de remo (5 preseas, 3 de ellas de oro), borrando el mal recuerdo de Pekín, donde fue octavo.

La Checa Miroslava Knapkova cerró las pruebas de remo con un oro en la modalidad de skiff (scull individual), la primera presea de ese color para su país, tras imponerse a la danesa Fie Udby Erichsen, plata, y a la australiana Kim Crow.