•   Newcastle, Reino Unido  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Brasil logró meterse el sábado en semifinales del fútbol olímpico masculino Londres-2012 donde jugará con el ganador del Gran Bretaña-Corea del Sur, tras vencer a una combativa Honduras 3-2 en un duro partido en el Saint James Park de Newcastle.

Brasil, con relámpagos de inspiración de Neymar y Oscar, tuvo en Leandro Damiao (38 y 60) a un artillero oportunista e implacable, en un encuentro cortado por las fricciones y las nerviosas protestas, ante unas 50,000 almas en el estadio Saint James Park del Newcastle United.

La sorpresa la daban los centroamericanos con un gol de Mario Martínez (12) y el empate parcial lo estableció Leandro Damiao, en jugada cuyo orfebre fue Neymar, sólo cinco minutos después de la expulsión del defensa catracho Wilmer Crisanto por juego brusco.

Honduras volvió a golpear cuando Roger Espinoza (48), temperamental figura de su equipo, fusiló al portero Gabriel con un zurdazo bajo, rasante, inatajable, pero Neymar (51) volvió a igualar desde los doce pasos con un soberbio derechazo esquinado.

Tan vehemente fue Espinoza que sobre la hora se fue también expulsado, pero ovacionado por casi todo el estadio. Honduras terminó jugando con 9 hombres.

Leandro Damiao puso la diferencia al mandar a la red otro pase magnífico e incisivo de Neymar, quien era abucheado por los espectadores por entender que había simulado la falta de Crisanto.

"Fue el partido más duro de todos”

"Fue el partido más duro de los que tuvimos en los Juegos hasta ahora", admitió el DT brasileño, Mano Menezes.

La vida, y por ende un simple partido de fútbol, puede cambiar en un instante, como lo puede certificar Leandro Damiao que a los 39 segundos, apenas un suspiro desde el comienzo, entró al área solo y tuvo a su merced al arquero José Mendoza para marcar pero remató desviado.

También lo vivieron Thiago Silva y Juan al dudar un momento dentro de su rectángulo y le dejaron el balón a Martínez para que anotara con bello toque de emboquillada al indefenso Gabriel.

Y el tercer testigo de cómo todo puede girar y darse vuelta, cuando un vehemente Crisanto cometió el pecado mortal de dos infracciones duras seguidas para merecer amarilla y roja, a pesar de que muchos aficionados entendieron que Neymar simulaba la segunda falta.

Por eso se escuchaba un sonoro 'buuuuh' en el estadio cuando tocaba el balón el endiablado atacante de la esmirriada figura.

"Es normal que los 'torcedores' (hinchas) de otros países apoyen al que está jugando contra Brasil. Simplemente hay que ignorarlo", dijo Neymar.

En cambio, el DT colombiano de la bicolor, Luis Fernando Suárez, le reprochó al defensa una infantil doble falta consecutiva.

"Bienvenida la victoria para Brasil. Siempre he sido amante de su fútbol. Que la medalla de oro sea para ustedes", dijo Suárez.

El talento del jugador del FC Santos se encendía y dio el pase justo para que Hulk, con potencia de toro arrastrara a toda la defensa y metiera un pase atrás, jugada que es peligro de gol desde que se inventó el fútbol.

Dudaron en la puerta del arco, en acción imperdonable, José Velázquez y Arnold Peralta y Leandro Damiao, oportunista, metió el botín y mandó la pelota a la red.

Honduras fue un rival durísimo por la calidad técnica de Maynor Figueroa y el despliegue combativo e inteligente de Espinoza, bien asistido por Orlin Peralta.

Brasil desequilibraba con la riqueza creativa y sutileza de Oscar y Honduras tejía su telaraña en el medio campo, sin entregar la posesión del balón.

Espinoza metió su mandoble celebrado por los hinchas británicos, pero llegó el penal de Neymar y luego su pase a Leandro Damiao, quien con pose típica de centrodelantero que recibe de espaldas, giró y la depositó en las mallas.