•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con 15 goles en 5 juegos, sin ceder un punto, este Brasil desesperado por obtener su primera medalla de oro en el fútbol de los Juegos Olímpicos, parece tener el instinto matador de Jack Dempsey o de Mike Tyson. Excepto en sus difíciles victorias por 3-2 contra Egipto y Honduras, mostró un fútbol fluido y destructivo, y ahora, después de saltar sobre el “cádaver” de Corea del Sur por 3-0, enfrentará a México, victimario de Japón por 3-1, en la gran final.

Empujado por la destreza de Oscar, la presencia de Neymar, el gol de Rómulo, y las dos estocadas de Damiao, Brasil llegó por tercera vez a una final olímpica, cerrando la herida provocada hace cuatro años, cuando fue eliminado por Nigeria en semifinales, mientras la Argentina de Messi, conseguía el oro. México en tanto, reaccionando al taponazo de Otsu que adelantó a Japón en el minuto 11, se impuso 3-1 con goles de Fabián --de cabeza sobre un córner--, Oribe Peralta --robando una pelota cerca del área--, y Cortés entrando al área interceptando un pase de tacón en tiempo de estiramiento. Por vez primera en su historia, México avanza tan largo en fútbol, asegurando la plata.

¿Será capaz este México, alargando lo más posible un rapto de inspiración, casi divina, de provocarle otra frustración a Brasil como lo hicieron Francia en Los Ángeles 1984 (2-0) y la Unión Soviética en Seúl 1988 (2-1)? Esa intriga que será despejada el sábado, tiene algunas advertencias como son victorias aztecas en Copa Confederaciones y Copa América, por citar dos casos en duelos de las selecciones estelares.

Mostrándose como una máquina ofensiva, y utilizando su armamento conocido, como lo son pases cortos, desmarques, paredes, dominio del balón, priorizando el talento sobre la fortaleza, este Brasil de Thiago Silva, Marcelo, Neymar, Oscar, Damiao, Sandro, Rómulo, Hulk y Pato, se ve muy difícil de vencer en este evento, haciendo pensar que la conquista del oro, es asunto de ahora o nunca.

Llegan al duelo cumbre los dos mejores equipos, dueños de estilos diferentes, estimulados por el mismo sueño, uno perteneciente a la realeza desde siempre, el otro, batallando todavía por abrillantar su presente y conseguir reconocimiento.

dplay@ibw.com.ni