•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El velocista cubano Dayron Robles, a quien una lesión le impidió completar ayer la final de 100 metros vallas en la que defendía su título olímpico, afirmó tras la prueba, que se vio obligado a “parar” por el dolor que sentía en el muslo derecho.

“Simplemente tuve un problema en el muslo y tuve que parar”, explicó tras ser atendido por los médicos el plusmarquista mundial de la disciplina (12.87), que la tarde de ayer marcó en la tercera semifinal su mejor crono de la temporada, 13.10 segundos.

“Corrí súper fácil en las semifinales, pero esto es atletismo, son unos Juegos Olímpicos”, afirmó el cubano, que se perfilaba antes de la final como el rival a batir por parte del estadounidense Aries Meritt, que cruzó la línea a los 12.92 segundos para devolver a Estados Unidos un oro que no ganaban desde Atlanta 1996. Su compatriota Jason Richardson, campeón mundial en Daegu’11, se adjudicó la plata con 13.04, y el jamaicano Hansle Parchment el bronce con nuevo récord nacional, 13.12.

Poco después de tomar la salida, ya en la primera valla, Robles evidenció problemas en su pierna derecha, hasta que finalmente abandonó, renqueante, en el quinto obstáculo.