•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Brasil, pentacampeón mundial (récord) y ganador de todos los títulos en fútbol masculino menos el oro olímpico, está a un paso de hacer justicia con su rica historia y convertirse en el último grande en lograr la corona en Juegos, al disputar la final ante México de Londres-2012.

El conjunto de Mano Menezes quiere dejar de ser el 'patito feo' olímpico entre los grandes, ya que Italia, Alemania, Gran Bretaña, Francia, España, Uruguay y Argentina, todos los que alguna vez bebieron de la gloria en Copa del Mundo, también cuentan con la medalla dorada en sus vitrinas.

Para ello deberá evitar un 'Maracanazo' en Wembley, el sábado, cuando Neymar, Oscar y Leandro Damiao salgan a por el oro frente a un Tri que le tiene tomada la medida en finales, ganándole cuatro coronas en el mano a mano.

En Juegos Olímpicos, Brasil ha cosechado dos medallas de plata, en Los Ángeles-1984 y Seúl-1988, y dos de bronce, en Atlanta-1996 y Pekín-2008.

Nada mal para cualquiera, pero con sabor a poco para los exigentes torcedores, que sólo se conforman con lo máximo en el país del rey-fútbol, a dos años de 'su' Mundial-2014 y a cuatro de los Juegos de Rio-2016.

Su historia le recuerda que ha ganado cinco títulos en Mundiales, tres en la Copa de las Confederaciones, ocho en Copa América, cinco en Mundiales Sub-20 y tres en Mundiales Sub-17.

Sin embargo, Menezes piensa que todo eso no causa una presión extra en sus muchachos.

"No me siento ni más ni menos presionado que los jugadores", dijo Mano para quitar importancia al asunto, tras el 3-0 ante Corea del Sur en semifinales, en Manchester.

"Tengo una gran confianza y hasta la convicción de que ese título que estamos buscando desde hace mucho tiempo y que aún no lo tenemos, lo vamos a alcanzar con la unidad y el trabajo de todos", avisaba el presidente de la CBF, José María Marín.

Están a un solo paso, en una oportunidad única que están aprovechando después del hundimiento de los tres principales candidatos a pelearle el oro, España, Uruguay y Gran Bretaña, que se fueron cayendo, encima que su gran rival Argentina, vigente bicampeón olímpico, no se había clasfificado a Londres-2012.

Sus chicos le responden en el campo y fuera. Oscar es el armador que ha asumido con naturalidad llevar la camiseta número 10, esa que usaban Pelé y Zico.

"Cada uno tiene su oportunidad y desde que tuve la mía la aproveché contra Dinamarca (amistoso), mostré que puedo ser titular y que puedo usar la 'camisa 10'. Lo estoy haciendo bien y espero que continúe así", dijo el flamante jugador del Chelsea.

Neymar, la gran estrella de la Seleçao, también está dispuesto a trabajar como un soldado más para llevar a Brasil a la posición que le reclama la historia de su pasado brillante.

"Siempre quiero ayudar a la Seleçao de la mejor manera posible, con goles o con pases. Las asistencias están saliendo naturalmente y ahora quiero que mi compañero (Leandro Damiao) sea el artillero", declaró el as del Santos, la cara que empujan los torcedores para liderar a Brasil en el Mundial-2014.

Respeteando su historia de 'jogo bonito' en muchos pasajes del torneo, anotando 15 goles camino a la final, tres en todos los partidos, Brasil está a un paso del oro, para dejar de ser el 'patito feo' entre los grandes que ya presumen de una victoria olímpica en su pasado. México es su último obstáculo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus