•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • Servicios de Espndeportes.com

El atleta keniano David Rudisha logró quebrar nuevamente en 11 centésimas su propio récord mundial de los 800 metros, con una marca de 1:40.91 en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, que le permite completar su colección de grandes trofeos con el título olímpico.

Rudisha, de 23 años, llamado a ser el primer atleta que recorre las dos vueltas a la pista en menos de 100 segundos, tenía el récord mundial anterior en 1:41.01, desde el 29 de agosto de 2010, conseguido en Rieti (Italia).

El ganador fue una locomotora imparable: se apoderó de la punta enseguida, distanciándose paulatinamente con cada zancada. Los 800 es una carrera en la que Rudisha no ha tenido rivales de peligro en los últimos tres años.

Después de cruzar la meta, Rudisha se arropó con una bandera de Kenia y posó para fotografías cerca del tablero electrónico iluminado con el anuncio del récord mundial. Fue el primer récord mundial del atletismo en los Juegos.

La medalla de plata fue para el botsuanés Nije Amos, que batió el récord mundial júnior con 1:41.73, y la de bronce para el keniano Timothy Kitum con 1:42.53, su mejor marca personal.

Rudisha tomó la cabeza al entrar en calle libre, pasó el primer 400 en un parcial asombroso de 49.28 y en la penúltima recta abrió un hueco de cinco metros con respecto a los demás que solo Mohamed Aman fue capaz de reducir en el esprint, cuando el keniano empezaba a acusar el derroche de energías realizado.

Aman, el hombre que el año pasado cortó en Milán su racha victoriosa, se le fue acercando por detrás hasta cruzar la meta con un nuevo récord mundial júnior: 1:41.73, la misma marca que Sebastian Coe, presidente del Comité Organizador de los Juegos, tuvo como récord mundial durante dieciséis años a partir de 1981.

El propio Coe afirmó que los 800 son “la distancia más complicada del atletismo” y dio por hecha la victoria de Rudisha. En el palco de honor pudo contemplar la majestuosa carrera que acabó en un nuevo récord del mundo.

La superioridad de Rudisha es tanta -tiene las cuatro mejores marcas del año- que el récord mundial era previsible, pese a la ausencia de liebres. Por supuesto, borra también de las listas el récord olímpico de 1:42.58 acreditado por el noruego Vebjorn Rodal en Atlanta ‘96.

Rudisha, nuevo campeón olímpico de 800, aseguró que se encontraba “muy feliz” y que “llevaba mucho tiempo esperando este momento”.

“Venir aquí, salir y conseguir un récord del mundo es algo increíble”, comentó Rudisha, quien admitió que “no tenía dudas de la victoria” y que “como hacía buen tiempo y se daba todo para ello” decidió “salir e intentarlo (el récord)”.

Para el keniano, ganar delante de Sebastian Coe, presidente del Comité Organizador de Londres 2012 (Locog) y explusmarquista mundial de la distancia, le hace también feliz.

“Lord Coe es un buen amigo mío. Vine aquí en febrero y me enseñó el estadio. Quería salir y hacerle sentir orgulloso”, declaró Rudisha.

Rudisha, absolutamente imperial en una demostración que se recordará por mucho tiempo, batió el primer récord mundial del atletismo en los Juegos de Londres ante la atenta mirada de Coe, explusmarquista universal de los 800 metros y presidente del Comité Organizador (Locog).

Coe fue uno de los mejores mediofondistas de la historia. Fue campeón olímpico de 1,500 metros en Moscú ‘80 y Los Ángeles ‘84 y subcampeón en 800 en ambas citas.

En 1979, el británico se convirtió en el mejor mediofondista del mundo y llegó a ser en el primero que llegó a tener los récords mundiales de 800, 1,500 y la milla.

Su récord mundial de 800 de 1:41.73 establecido en 1981 permaneció en lo más alto de la tabla universal 16 años, hasta que le superó en 1997 el danés de origen keniano Wilson Kipketer, el predecesor de Rudisha.

 

 

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus