•   Río de Janeiro /EFE  |
  •  |
  •  |

La bandera olímpica llegó hoy a Río de Janeiro, ciudad que dentro de cuatro años será sede de los XXXI Juegos Olímpicos de 2016, los primeros que se celebrarán en América del Sur.

El emblema del movimiento olímpico fue presentado a los cariocas por el alcalde la ciudad, Eduardo Paes, desde la puerta del avión en el que llegó procedente de Londres, donde anoche recibió la bandera de manos del presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge.

Con la llegada de la bandera comienza la cuenta regresiva para los Juegos, que serán inaugurados el 5 de agosto de 2016 en el estadio Maracaná.

"Traer la bandera a Río de Janeiro es algo muy especial para los cariocas, para Brasil y para toda Suramérica, porque se trata de un momento en que se abre una oportunidad de transformaciones", aseguró el alcalde en una rueda de prensa en el aeropuerto.

Paes señaló que los Juegos Olímpicos duran quince días pero lo más importante son las "transformaciones de los próximos cuatro años" que quedarán como legado para la ciudad.

Junto con Paesdesembarcaron el presidente del Comité Olímpico Brasileño (COB), Carlos Arthur Nuzman y parte de la delegación deportiva que participó en los Juegos de Londres.

"Llegar a Río con la bandera olímpica es quebrar el primer récord en los Olímpicos de 2016", manifestó el regatista Robert Scheidt, el deportista brasileño con mayor número de medallas olímpicas y quien acompaño al alcalde en el vuelo.

Según Scheidt, "para los atletas es un gran privilegio vivir este momento", y señaló a los hermanos boxeadores Esquiva y Yamaguchi Falcao, ganadores de sendas medallas de plata y bronce en Londres y presentes en la rueda de prensa, como modelo de los deportistas que pueden surgir en Río de Janeiro en 2016.

"La posibilidad de disputar unos juegos en casa y con la ayuda del público ayuda mucho, lo vimos en Londres", agregó el regatista en referencia a la formidable campaña de los deportistas británicos.

Según el alcalde carioca, los Juegos Olímpicos de Río son los que van a dejar el "mayor legado en toda la historia" pues, agregó, en Londres el evento sirvió para revitalizar una parte de la ciudad mientras que en Río de Janeiro beneficiarán cuatro núcleos urbanos actualmente degradados.