•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • The Economist

¿Un lanzamiento de Apple que tiene una audiencia de miles aplaudiendo y vitoreando? ¿Es un nuevo iPhone, quizá, o el largo tiempo esperado iWatch? La verdad podría sonar aburrida, pero importa tanto como cualquier nuevo dispositivo sofisticado.

Lo que el jefe de Apple, Tim Cook, presentó el 2 de junio, en la conferencia anual de la compañía para desarrolladores de software en San Francisco, fueron sistemas operativos mejorados, uno para sus computadoras de escritorio y laptops Mac y otro para sus dispositivos móviles, más un nuevo lenguaje de programación. Estos, combinados con otras medidas para nutrir al “ecosistema” Apple, deberían hacer a sus productos aún más atractivos para desarrolladores y consumidores; e incluso más formidables para sus rivales.

Argumentos

El argumento de Apple es una mayor conveniencia, manifestada en al menos tres formas.

Primero, los sistemas operativos OS X Yosemite para las Mac e iOS 8 para móviles, harán más que mejorar las versiones actuales cuando sean liberadas en el otoño; aunque los desarrolladores y los aficionados entusiastas ya pueden jugar con una versión beta. Permitirán que los dispositivos funcionen sin contratiempos. Un correo electrónico iniciado en un iPhone o iPad puede ser terminado en la computadora de escritorio. Si su iPhone suena, podrá tomar la llamada en su Mac, de hecho usándola como manos libres.

Apple no es el primero en hacer esa promesa. Cuando Microsoft lanzó su sistema Windows 8 en 2012, su gran idea era ofrecer la misma experiencia en todo tipo de dispositivos, desde computadoras de escritorio hasta móviles. Pocos se han molestado en comprar teléfonos o tabletas Windows, sin embargo, o computadoras personales con Windows 8.

Alardes

“Microsoft tiene todas las piezas”, dice Carolina Milanesi de Kantar Worldpanel, una firma de investigación, “pero no las han unido”.

Apple también promete operaciones computacionales libres de fricción, pero tiene clientes que probablemente las usarán. Actualizan con ansiedad, ya sea comprando equipo nuevo o instalando software nuevo en equipos viejos. Cook se jactó en la conferencia de que 89 por ciento de los dispositivos móviles de Apple tenían iOS 7 y 51 por ciento de las Mac tenían OS X Maverick, las encarnaciones actuales. En comparación, alardeó, solo 14 por ciento de las computadoras personales Windows tenían Windows 8, y apenas un 9 por ciento de los dispositivos móviles con sistema operativo Android de Google tenían la variante más reciente.

Muestras

La segunda acción de Apple para lograr una mayor conveniencia es relajar algunas de sus estrictas restricciones para los desarrolladores. Se les permitirá empaquetar aplicaciones para su venta con un descuento en la tienda de Apple, mostrar adelantos en vídeo e invitar a los usuarios a probar versiones beta. Apple también permitirá que aplicaciones de terceras partes –por ejemplo, las que aplican efectos sofisticados a las fotos– sean incorporadas a sus propias aplicaciones.

El nuevo lenguaje de programación, Swift, hará más fácil escribir aplicaciones. Gracias a todo esto, los programadores deberían inclinarse más a escribirlas primero para iOS 8, antes de que recurran a las muchas versiones de Android o a Windows, si lo llegan a hacer. Una tienda de aplicaciones más completa es a su vez un mayor atractivo para los clientes.

La tercera acción para mejorar la conveniencia es simplificar el creciente revoltillo de aplicaciones en dos campos: salud y el hogar. Apple planea poner a muchas aplicaciones de salud de terceras partes bajo una plataforma común, Healthkit, de manera que una lectura de presión arterial de una aplicación, digamos, pudiera desencadenar una alerta en otra que lleve a una llamada al doctor. Asimismo, Homekit reunirá diversas aplicaciones para cosas que se hacen en la casa: a la hora de dormir, una instrucción verbal a un iPhone podría echar los cerrojos y apagar las luces; pero no sacar al gato todavía.

 

89 Por ciento de los dispositivos móviles de Apple usan el sistema iOS.

 

14 Por ciento de las computadoras personales Windows usan el sistema Windows 8.

 

9 Por ciento de los dispositivos móviles de Google utilizan el sistema operativo Android.

 

iOS, Android y Windows son los programas que se disputan el mercado de sistemas operativos.

 

Primero el mundo móvil

Estrategia. Apple espera que la mera facilidad de tener varias aplicaciones interconectadas en un lugar, ligue a la gente a su ecosistema de dispositivos y software. La gente aún podrá cambiar a otros dispositivos, y llevarse sus datos con ellos, pero la complejidad del cambio podría mantenerlos leales. Lo que podría ser más probable que los alejara es quién podría llegar a ver todos sus datos asiduamente recopilados, especialmente los datos sobre su salud, una preocupación que Apple buscó aliviar esta semana.

Mucho por hacer

Aunque el nuevo jefe de Microsoft, Satya Nadella, está bullendo de ideas brillantes sobre un mundo “móvil primero, nube después”, la firma tiene mucho que hacer para ponerse al corriente. En cuanto a los fabricantes de dispositivos Android, les falta el control de Apple sobre el sistema operativo y la tienda de aplicaciones. El mayor de ellos, Samsung, planea vender un ‘smartphone’ basado en su propio sistema operativo, Tizen, probablemente como un contrapeso contra la dependencia de Google.

“Esto es algo que solo Apple puede hacer”, dijo Cook con satisfacción esta semana. Por ahora, tiene

razón.