•   Suiza  |
  •  |
  •  |
  • The Economist

Cuando los relojes de cuarzo preciso y barato comenzaron a provenir de Asia en los años 70, muchos relojeros suizos fueron a la quiebra.

Sin embargo, los sobrevivientes recuperaron su sangre fría, y continuaron prosperando como creadores de piezas de relojería elegantes que proclaman el gusto y estatus de quienes las usan, mejor de lo que lo haría cualquier dispositivo electrónico.

¿El nuevo reloj inteligente de Apple y dispositivos como él presagian otra catástrofe del cuarzo?

Algunos piensan que así podría ser. Las muñecas son “terrenos de primera clase”, dijo el consultor de diseño Richard Seymour. Muchas personas colocan ahí relojes costosos; especialmente los hombres, ya que es el principal tipo de joyería que les permiten los convencionalismos. Si los relojes inteligentes, o ‘smartwatches’, se ponen de moda, pudieran desplazar a las chucherías suizas.

Esa parece ser la ambición de Apple. Ha estado a la caza de talento en las casas de moda, notablemente Angela Ahrendts, de Burberry, y Paul Deneve, de Yves Saint Laurent. Sus nuevos relojes pretenden ser más que dispositivos electrónicos: algunos tienen estuches de oro de 18 quilates.

Se dice que Sir Jonathan Ive, el jefe de diseño de Apple, se ha jactado ante colegas de que los suizos están en problemas.

Tranquilos aún

Aún no están temblando. Un smartwatch es un mero “instrumento de información” que no dice “nada especial” sobre quien lo usa, dijo Jean-Claude Biver, presidente de Hublot, una marca suiza propiedad de LVMH, un gran grupo de productos de lujo. Se vuelven obsoletos tan pronto como avanza la tecnología, dijo Biver, mientras que los relojeros suizos, por otra parte, están vendiendo “eternidad en una caja”.

Las marcas de relojes suizos más baratas y menos eternas, desde los de nivel inferior como Swatch hasta los de mercado medio como Hamilton y Tissot, parecen más en riesgo. Swatch ya ha intentado entrar en el terreno de los smartwatches, en una empresa desafortunada con Microsoft hace una década, y planea intentarlo de nuevo.

Retos

Sin embargo, Jon Cox, de Kepler Cheuvreux, una correduría bursátil, señala que los relojes que cuestan US$500 o menos generan solo 6% de los ingresos de la industria, de manera que esta sobreviviría a su pérdida. Ya que Swatch también posee varias marcas exclusivas y hace partes para muchas otras, solo 5% de sus utilidades están en riesgo ante el reloj de Apple, estima Cox.

Biver piensa que el lanzamiento del smartwatch, incluso, pudiera beneficiar a los relojeros suizos al acostumbrar a los más jóvenes a usar algo costoso en sus muñecas. Los clientes existentes pudieran usar los de Apple para el uso cotidiano, pero buscarían algo más envidiable para las ocasiones sociales.

Sin embargo, Seymour no está tan seguro. Piensa que Apple hará su mejor esfuerzo por lograr que la gente use su reloj todo el tiempo.

 

6 por ciento de ingresos generan a la industria los relojes que cuestan 500 dólares o menos.

 

18 quilates de oro es el tipo de mineral precioso que cubre algunos estuches de los relojes de Apple.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus