•  |
  •  |
  • AFP

Al menos 36 personas murieron y decenas resultaron heridas en una estampida en el célebre paseo del Bund de Shanghai durante los festejos de Año Nuevo, pese a los esfuerzos de las autoridades para mitigar los riesgos de las concentraciones.

La estampida ocurrió poco antes de la medianoche del 31 de diciembre en este lugar histórico, donde tradicionalmente se da la bienvenida al nuevo año, anunció el jueves el gobierno local.

La mayoría de los fallecidos o heridos son mujeres - 25 de los 35 -, según los medios estatales. Las 10 primeras víctimas identificadas tenían entre 16 y 36 años.

El gobierno local dijo que se están haciendo "todos los esfuerzos" para ocuparse de los 47 heridos, 13 de ellos graves, por lo que el balance de muertos podría no ser definitivo.

cuarenta personas hospitalizadas

Las autoridades han abierto una investigación para elucidar las causas de la tragedia, hasta ahora desconocidas.

La agencia oficial Xinhua citó a un testigo que declaró que alguien arrojó "cupones" parecidos a billetes de dólares desde una ventana y que la gente se precipitó a recogerlos.

Fotos publicadas en las redes sociales mostraban hojas impresas del tamaño y color de los billetes de dólares, pero con el logotipo M18, un local nocturno del edificio, con la inscripción "Año Nuevo 2015".

En los últimos años se organizaba un espectáculo en el Bund para el 31 de diciembre, pero el año pasado casi 300.000 personas asistieron al evento y las autoridades decidieron trasladarlo a otra zona por razones de seguridad, indicó el periódico Shanghai Daily en su web.

Señal de alarma

Algunos testigos desecharon, por su parte, esta versión y culparon al exceso de gente de lo ocurrido.

Xinhua se mostró sorprendentemente crítica tras el incidente y consideró que la estampida era "una señal de alarma que recuerda a la segunda economía mundial que sigue siendo un país en desarrollo, con una débil gestión de los asuntos sociales".

"Vi cuerpos sin vida extraídos uno tras otro de entre la muchedumbre y dispuestos en la calle", dijo Andrew Shainker, un profesor de inglés testigo del drama desde una terraza elevada de un restaurante de la zona.

La multitud abrió paso a los socorristas improvisados para que pudieran transportar a las víctimas hacia ambulancias perdidas en la muchedumbre, según muestran varios vídeos grabados con móviles a los que tuvo acceso la AFP.

Los heridos fueron trasladados a tres hospitales distintos, según un comunicado oficial.