•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La celebración del concurso de belleza para menores "Miss Tanguita", en el que niñas de entre seis y doce años desfilan en bikini, generó hoy un escándalo en Colombia que ha provocado incluso que el Estado emprenda acciones legales contra los padres de las menores y los organizadores del evento.

Las imágenes del polémico certamen, divulgadas en medios, muestran a las menores desfilando en este modelo de traje de baño ante la multitud que asistió al evento, celebrado este fin de semana en el municipio de Barbosa, en el departamento de Santander (centro).

"Miss Tanguita", que se lleva a cabo dentro del Festival del Río desde hace tres años, permite la participación de menores previa autorización de sus padres, que serán denunciados por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

Así lo anunció la directora del ICBF, Cristina Plazas, en Twitter, donde reveló que la institución actuará también contra los patrocinadores y organizadores del concurso, que "viola los derechos de los niños".

"¡Qué horror e irresponsabilidad la de los padres!", dijo la funcionaria en la red social, donde añadió: "¡Increíble que las autoridades locales incentiven este concurso aberrante! También lo podremos en conocimiento de la Procuraduría".

A la defensa del certamen solo acudió la alcaldesa de Barbosa, Rocio Galeano, quien destacó en declaraciones a la emisora W Radio el permiso paterno como prueba de la legitimidad del evento, del que dijo que no busca "inducir a las niñas a la prostitución".

Por el contrario, destacó que la finalidad del concurso es enfocarse en un "tema de valores, donde se le enseñe a la comunidad que el cuerpo se debe respetar".

En opinión de Galeano, las denuncias se han realizado por intereses políticos, ya que "el certamen se realiza con todas las directrices establecidas", e invitó a Plazas a que comprobara este extremo.

La polémica sobre el papel de los menores en este tipo de concursos fue llevada al Congreso colombiano a principios del pasado año por la representante a la Cámara del izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA) Alba Luz Pinilla.

En aquella ocasión, Pinilla esgrimió que los concursos de belleza infantiles crean una apología a la agresión física, psicológica y mental en las niñas que participan, un debate que hoy ha vuelto a abrirse.