•  |
  •  |

A todos nos gusta el éxito pero no todos trabajamos debidamente para alcanzarlo. No nos hagamos ilusiones pensando en que el éxito vendrá de una lotería, de un concurso hípico, de belleza o de un negocio turbio. Esto traería dinero, pero no el éxito. Las calles de las ciudades están pavimentadas de personas que consiguieron dinero pero no lograron el éxito que les llenaría de felicidad.

Si preguntamos a 60 personas si desean el éxito, las 60 nos responden que sí. Pero si averiguamos cuántas trabajan por conseguirlo nos encontraremos con que la mayoría no le da la debida importancia a la labor constante por superarse y por sacar el máximo provecho a sus dotes personales. 30 dicen que sí desean triunfar pero no mueven un dedo por conseguirlo. 20 hacen algunos esfuerzos pero pronto se cansan y desisten. 10 se dedican con toda el alma a conseguir el ideal y sólo éstas lo logran obtener.

Tres pasos para conseguir éxito
El éxito no es fruto de poderes misteriosos u ocultos. Éxito es una habilidad y como todas las habilidades puede ser adquirida mediante el ejercicio perseverante. Sin embargo, hay tres pasos importantes para conseguirlo. Lo primero es cultivar un intenso deseo por conseguir lo que se ha propuesto. Seguidamente fijar bien y con precisión cuál es el ideal que se desea conseguir. Y finalmente, elabore un plan claro y concreto para lograrlo.

No tengamos miedo a desear ardientemente el bien que nos proponemos conseguir. No temamos soñar. Por un proceso de química mental, el cultivar un ardoroso deseo lleva a los trece mil millones de células o neuronas que tenemos en el cerebro a buscar caminos para lograr conseguir lo que se anhela. Cuantos mayores bienes nos atrevamos a desear, así lo conseguiremos. Dios no hubiera puesto tan grandes anhelos en nuestra mente si no tuviera el deseo de ayudarnos a realizarlos.
Visualice lo que desea tener
Hay que visualizar lo más exactamente posible qué deseamos obtener. Es necesario cristalizar la meta, definir bien adónde deseamos llegar. No tengamos miedo en proponernos ideales altos para conseguirlos. Pero que sean claros y no entre humos y nieblas sin saber al fin y al cabo qué tratamos de obtener. Veamos el objetivo como si ya se hubiera realizado, como hacen los arquitectos que al empezar la construcción ya tienen hecha la maqueta con todos los detalles de la obra. Habrá detalles nuevos que se nos irán sumando en el transcurso del camino, pero lo importante es que sepamos qué es concretamente lo que deseamos llegar a ser o conseguir.

Trace un plan para lograr sus ambiciones. No deje nada al azar. Divida el plan general en metas inmediatas que irá consiguiendo poco a poco. Cada pequeña meta conseguida será un empujón más que animará a seguir corriendo hacia el éxito. Son pequeños premios de montaña que van aumentando puntaje.

No importa que las cosas no resulten siempre como uno se las esperaba. “Las dificultades hacen crecer la personalidad “. El que obra puede equivocarse, pero el que no obra está equivocado definitivamente. Lo importante es no dejar de trabajar, ser perseverante hasta lograr lo que se ha propuesto. Como las hormigas tenemos que esforzarnos, porque de viaje en viaje, se llega a amontonar grandes tesoros. Empieza a forjar el éxito, mañana que el ánimo y la energía te falle puede ser demasiado tarde y habrás hecho de tu vida tumba y de la tumba morada.

TOME NOTA:

*Textos de estudio de PENÉLOPE. Parapsicóloga. Código 95703, Profesional School, Miami FL. Especialista en la Interpretación del tarot y las cartas de los ángeles. Terapias alternativas para elevar tu control mental y mejorar tu calidad de vida. Consejería en tus problemas laborales, de negocios y sentimentales. Atiende de lunes a sábado de 9 de la mañana a 5 de la tarde, previa cita. Teléfonos: 22897207 / 89380153, Managua.