•  |
  •  |

La semana pasada, un amigo escribió a mi cuenta de Facebook y me solicitó que hablara sobre lo que conocemos como “soplo” en el corazón. Su petición obedece al hecho que una sobrina tiene una niña a la que le diagnosticaron tal padecimiento.
Para atender su solicitud, consulté al doctor Carlos Duarte, Cardiólogo-Pediatra, quien manifestó que “cuando escuchamos la palabra “soplo” nos  da  mucho temor, más aún si nos dicen que uno de nuestros hijos lo tiene”.
Según su experiencia, desde un inicio la palabra daba mucho temor porque nos recuerda las enfermedades del corazón a las que tradicionalmente se ha ligado.
Conceptualmente, “los soplos son ruidos que se escuchan en el corazón, esto puede ser porque hay una malformación o enfermedad que hace posible que la sangre choque y produzca el fenómeno en cuestión. De manera que los soplos pueden ser orgánicos (es decir que tengan su origen en una enfermedad) y también pueden ser soplos inocentes”, manifestó el doctor Duarte.
En cuanto a los soplos inocentes, el médico dijo que son los más frecuentes en las consultas, de ahí que haremos énfasis en éstos, y en otro artículo abordaremos los soplos orgánicos o por enfermedades.
“El soplo inocente es un ruido que se escucha en el corazón de los niños, la razón de éste es que en el corazón hay válvulas que tienen cuerdas y como los latidos del corazón del niño son más rápidos que los del adulto, debido a que él utiliza el corazón no sólo para vivir sino para crecer, entonces al entrar la sangre al corazón la rapidez de los latidos hace que vibren las cuerdas de las válvulas (como las de una guitarra) y se genera el ruido”, explicó el cardiólogo. Asimismo, manifestó que hay que aclarar que desde el punto de vista físico, el soplo inocente no debería llevar el nombre de soplo ya que esto se produce por vibraciones en las válvulas y no por un defecto.
Estadísticamente, ilustró que a uno de cada diez niños se le escucha un soplo inocente, “la razón ya la explicamos, pero hay algo muy importante que se debe saber, y es que el soplo realmente es inocente o hay una enfermedad, para eso el médico debe poner mucho cuidado al ruido y si tiene dudas está obligado a enviarlo al cardiólogo-pediatra para realizarle todos los exámenes necesarios y quedar claro de qué tipo de soplo es”.
Cabe señalar que cuando hablamos de soplo inocente hacemos alusión a que el corazón del niño está sano y a que sólo se trata de un ruido producto del crecimiento y no por una enfermedad o malformación cardiaca. También debemos aclarar que en cualquier momento de la edad pediátrica puede escucharse el soplo, fundamentalmente cuando el niño tiene una infección debido a que la sangre circula más rápido que lo habitual, entonces tiene más oportunidad  de hacer vibrar las cuerdas de la válvulas.
Se pueden escuchar estos soplos inocentes en los recién nacidos porque se está acomodando la circulación en los primeros 2 años y posterior a ellos; sin embargo, si es inocente los ruidos desaparecerán cuando se acerca a los 12 años, debido a que los latidos van pareciéndose a los del adulto, o sea que se van haciendo más lentos y por lo tanto, no hay oportunidad para hacer vibrar las válvulas.
Finalmente, “cuando conocemos que se trata de un soplo inocente esto debe dejarnos tranquilos debido a que su significado no es de una enfermedad cardiaca sino que se trata de un corazón sano y debemos dejar a nuestros hijos que realicen todas sus actividades físicas normales, fomentar la dieta balanceada y evitar las grasas en la alimentación”, recomendó el especialista.
La próxima semana hablaremos sobre los soplos orgánicos, cómo debemos actuar si nuestro hijo los sufre y cómo deben tratarse.

Recuerden que pueden enviar dudas o sugerencias de temas a lsevilla@elnuevodiario.com.ni

TOME NOTA:  El doctor Carlos Duarte Claro, Cardiólogo-Pediatra, atiende en la Policlínica Palermo, ubicada de la DGI central, 1c. al lago, Reparto Serrano. Teléfono: 2251-0241