•  |
  •  |

Encubres la inocencia del viento,
vanidosa cual mariposa en vuelo,
elevas mis sentidos a la embriaguez,   
luces débil, pero tienes la mirada
intrépida del marinero frente al mar,
amorosa de lo que hay que amar.

Jardín de excites tu cuerpo porque
unes mis sentidos con los afectos,
nubes de sueños pasan por tu mente
inquietando el pasado ya ausente,
extingues con tu corazón a la razón,
tapizó Dios tú alma de fragancias,
hermosura cubierta y desvelada.

LOHA
Sébaco, Matagalpa
Noviembre, 2009