•  |
  •  |

El insomnio es el síntoma más frecuente en las personas que están atravesando un mal momento personal, y generalmente se relaciona con la preocupación; pero muchas veces los afectados padecen esta dificultad sin encontrar explicación alguna y es en ese momento que se debe poner mucha atención.

 

Dado que no hay aparentes motivos valederos, el afectado suele restarle importancia y es cuando queda aún más indefenso ante los embates de la envidia; porque los casos más riesgosos son aquellos que avanzan por un descuido suyo. Hay un mecanismo que utiliza el envidioso, que es culparlo a usted de su envidia. “Yo que soy una gran persona, genial – piensan de ellos mismos -- y me veo disminuido, empequeñecido, opacado por ese imbécil que tiene lo que yo no tengo”.

 

Ése es un razonamiento mezquino, y si bien se trata de un problema que deberá resolver con su psicólogo (en el caso que desee crecer como ser humano), es así como el envidioso nos hunde en su bajeza. Y no necesariamente tiene que acudir a un brujo negro o hacernos un ritual especial; simplemente tiene que pensarlo con una gran carga de rencor. Aunque la ciencia occidental se niegue a aceptarlo, está comprobado que las maldiciones telepáticas son tan efectivas como clavarles un puñal a una persona. Así lo demostraron rigurosos estudios practicados por estudiosos de la ex Unión Soviética, quienes separaron a dos grupos de gente: a unos los colmaron de beneficios y al otro le dieron sólo lo mínimo indispensable, creando así un microclima.
 

 

También los animales, las plantas y los objetos
Con admirable rigor científico instalaron a los perseguidos por la energía negativa de los cadenciados en un laboratorio; así descubrieron que se puede manejar la psiquis a distancia. En este estudio constataron que se debe diferenciar el embrujamiento de la maldición, ya que el primero suele ser pasajero, mientras que el segundo es estable y se aferra como sanguijuela a su víctima.

 

Profundizando luego este análisis, también descubrieron que además de las personas, los animales, las plantas y los objetos (como casas y autos), pueden ser víctimas de este flagelo producido por la frustración social.

 

Para repeler estas ondas que tratan de hundirnos en la oscuridad, se comprobó que son muy eficaces los métodos de relajación, los baños con jabón de azufre y el lavado de piso con vinagre. Además es fundamental rechazar o destruir todo tipo de regalos que provengan de alguien que no nos gusta, aunque no comprendamos racionalmente el motivo de nuestro desagrado. Es muy importante confiar siempre en el instinto.

 

Posteriormente al estudio que realizaron los terapeutas rusos en la Universidad de Leningrado y más en la Universidad de Yale, constataron que lo que habían descubierto los científicos soviéticos era absolutamente real. Probaron que todos esos casos poseían una base electromagnética cuyas reglas eran científicamente incomprensibles. Y aunque ni el genial Albert Einstein, ni Max Planek pudieron descifrar este misterio, sí demostraron que la radiación efectuada por un cuerpo no es emitida en forma continua, sino que llega en paquetes de energía.

 

Eso explica por qué los telépatas dañinos suspenden sus ataques y hay períodos en los que la víctima cree haber entrado en un estado de calma. Pero esa tranquilidad será momentánea, hasta que nuevamente vuelva una ola y otra, hasta que lo ahogue definitivamente. Por eso es imprescindible saber defenderse de estos embates. Consulte a su especialista de confianza, ahora, más tarde le puede ser difícil.

TOME NOTA:

Textos de estudio de PENÉLOPE. Parapsicóloga, (código 96703, Profesional School, Miami FL.) Especialista en la interpretación del tarot y las cartas de los ángeles. Terapias alternativas para mejorar tu control mental y elevar tu calidad de vida. Consejería en tus problemas laborales, de negocios y sentimentales. Atiende de lunes a sábado de 9 de la mañana a 5 de la tarde, previa cita. Teléfonos: 22897207/89380153, Managua.