•  |
  •  |

Desde que llego a un  lugar ya se lo que estoy buscando. Si quiero algo informal que no pase de una diversión y sexo, pues soy más directa desde el principio. Pero lo primero que hago es escanear cuidadosamente el espacio, para ver los posibles prospectos. Me acerco a la barra y pido un trago, relata Fabiane, una  joven de condición lésbica.
Al tiempo de dos horas, con el trago en mano y paciencia espero que se acerque la persona que me interesa, lo que hago con un juego de miradas coquetas y pícaras a la vez acompañadas de sonrisas bandidas, cuenta.
Espero con paciencia el segundo encuentro de miradas en la barra, para meterle plática, claro sin dejar de poner atención en lo que ella pide, y ¡zas….! el pretexto perfecto para acercarme a ella y cruzar palabras, pidiendo su trago. Es una buena estrategia de hacerle ver que estoy interesada y que la deseo, si fuese el caso de tener una noche de puro sexo, continúa la joven.
“Yo mantengo el coqueteo de principio a fin”, sin dejarle de observar cada uno de sus movimientos galantes cuando hacemos clic. Todo esto pasa si estoy en una disco gay, de lo contrario todo es más sutil, porque me puedo equivocar y ésta lo puede ver mal. ¡Prejuicios! o simplemente ¡homofobia!, sostuvo.
El arte del coqueteo entre las parejas homosexuales, lésbicas y heterosexuales no son distintas, dado que el cortejo es una condición nata de los seres humanos, sólo que no todos usan las mismas técnicas para conquistar o atraer el disfrute sexual, explicó la feminista Magali Quintana, Católica por el Derecho a decidir.
El mundo de la coquetería es un símbolo que implica una reafirmación de decirle a alguien me gustas, y según las posibilidades del momento, éstas también implican una invitación a tener sexo. La coquetería lleva mensajes directos al acto de las conquistas. Es importante hacer uso de la imaginación para hacer algo más atractivo y efectivo.
Para que nuestra sexualidad sea más rica, placentera y apetitosa, las parejas debemos abrirnos espacios para expresarla libremente sin prejuicios ni tabúes, para ir poco a poco cambiando los patrones culturales y de comunicación ante el tema de la coquetería, abierta entre hombres y mujeres lésbicas, homosexuales y heterosexuales, dijo Quintana.
El coqueteo y el deseo erótico caminan  juntos y forman parte de un preámbulo sexual instintivo, el cual se activa con eficiencia cuando las parejas hacen clic o entienden cada una de las señales.

 

Ideas de coqueteo
* No debes olvidar el objetivo de tu conquista antes de iniciar con el coqueteo. Definiendo si la queremos para vivir una noche de derroche sexual,  para establecer una relación duradera o simplemente vivir aventuras.
* Mirar fijamente a tu blanco sin despegarle los ojos, te permitirá hacer un cruce de miradas devastadoras y posiblemente te indique qué tanto interés hay. Si este mantiene la mirada es porque sin lugar a dudas la señal del mensaje les llegó.
* Dependiendo del lugar, puedes jugar con bailes sexys y sincronizados con la música para darle más clic al coqueteo.
* Los movimientos sexys al caminar sin exagerar evocan galantería en la otra persona.
* Los juegos del coqueteo erótico al inicio de una relación sexual, permite que esta aumente sus niveles de placer.
* Según el tipo de ropa que el hombre o la mujer usen al momento de la conquista, estas pueden llevar mensajes directos o sutiles a la otra parte.
* El mostrar nuestra verdadera personalidad, al momento de dar tregua al acto de la coquetería erótica entre heterosexuales, homosexuales y lesbianas, en la intimidad  u otro espacio es lo más efectivo, para recibir respuestas.