•  |
  •  |

En algunos países del mundo el invierno es de nieve y fuertes heladas, donde los cuerpos hambrientos por el sexo se calientan a través de la calefacción; sin embargo, en otro lado del mundo como en Centroamérica, esta época viene cargada de lluvia y calefacción natural, la cual se activa al friccionar los cuerpos lujuriosos.

El invierno no es una estación que impedirá saciar el voraz apetito sexual de las parejas, por el contrario, para muchas esta es la mejor manera de buscar calidez corporal o el pretexto perfecto para hacer de un día algo divino carnalmente.

Las gotas de lluvia por la noche se tornan silenciosas, perfectas para apagar el fuego sexual que se da entre el hombre y la mujer, al tiempo que de manera natural también hacen humedecer de manera exitosa sus órganos sexuales con sus propios fluidos de semen y secreciones vaginales, dejando el miedo de empaparse por el erotismo.

María Lourdes Gómez, Psicóloga, Máster en Salud Pública y experta en temas sexuales, explicó que la época lluviosa intensifica el deseo sexual de las parejas, apropiándose éstas del olor a tierra mojada que permite refrescar el entorno, al tiempo que calienta los cuerpos de forma casi inconsciente y natural.

Nada es suficiente para saciar el apetito sexual, este siempre pide más y nuevas aventuras para salir de una monotonía y fracaso en las relaciones de pareja, dijo.

Aquí algunas nuevas opciones de cómo hacer que se nos caiga el cielo en época de invierno, aun con todo y rayería, durante el acto sexual en la cama o espacio de tu preferencia.

¡Pon atención y diviértete en este invierno!
* Si te consideras una persona retadora del tiempo con tu pareja, qu{e mejor manera de iniciar esta maravillosa estación al son de luces intermitentes naturales como los relámpagos; gotas de agua que caen sobre el techo que cubre nuestro lecho sexual; truenos como la música que acompaña los ritmos eróticos y el fresco clima como el verdadero cómplice de la noche.

* Compartir una deliciosa taza de leche caliente con canela, un chocolate caliente, un tibio, o un té, es una buena técnica de empezar a despertar la pasión entre dos amantes que se desean corporalmente. Esta técnica debe aplicarse tomando en cuenta el gusto de la pareja, para morir en el intento de hacer algo especial, romántico y candente.

* El vestir poca ropa excita a las parejas, pero el no mostrar muchos atributos tiene el mismo efecto en ciertos hombres y mujeres, razón por la cual el invierno no deja de ser sexy ni apagafuegos, sino que busca cómo encenderlo para estabilizar la temperatura.
Para calentar a tu pareja nada mejor que jugar con la técnica de desvestirla de forma delicada, para dejar entrar poco a poco ese calorcito que muere por tener, pero si prefieren entrar con rudeza, adelante, todo es permitido cuando se trata de convertir la llamita de la pasión en un fuego intenso.

* Hay quienes hasta piensan que la lluvia es perfecta para desatar un mar de placeres afrodisíacos, con solo el hecho de despertar los sentidos del ser humano, que parte desde que hay señales de lluvia hasta que se percibe el olor a tierra mojada, aseguró la especialista.

Lo primero que se les viene a la mente a una pareja cuando se avecina una lluvia es estar cuerpecito con cuerpecito junto a su media mitad, una forma de medir tal efecto afrodisíaco con los deseos carnales.

Todos los elementos que nos provee la naturaleza tienen motivos específicos, y que mejor manera de aprovechar cada uno de éstos según nuestros deseos circunstanciales, del momento y el tiempo, como es el caso del invierno y la lluvia.

Es importante que las parejas inventen nuevas técnicas eróticas aprovechando cada uno de los recursos que tenemos a mano para salir de la monotonía, muchas de éstas son las principales aislantes de la atracción y apetito sexual entre ambos, especificó la experta.

Dejemos que el invierno nos refugie en la cueva del amor, tomando en cuenta los métodos de protección sexual y reproductiva.

Créditos. Maria Lourdes Gómez, del Centro para Mujeres Ixchen, sucursal donde fue Cine Salinas. Teléfono: 2244-2692