• |
  • |

El musical Noches de Encanto, del escritor/director Steven Antin, es una amena película con una atmósfera que te impulsa a aplaudir y abrir los ojos, ya que honra los espectáculos y ostenta el sello de una forma clásica de entretenimiento en vivo, el burlesque.

Para Ali (Christina Aguilera), una chica de un pueblo pequeño con una voz enorme, debe existir un lugar donde pueda hacer realidad sus sueños, en vez de que se queden como un objetivo vacío.

Dejando atrás la adversidad y con un futuro incierto en la capital de la diversión, Los Ángeles, Ali tropieza con The Burlesque Lounge, un majestuoso pero deteriorado recinto que es hogar de una inspirada revista musical. Obtiene empleo como mesera gracias a Tess (Cher), la glamorosa y sincera propietaria del club, también creadora de estrellas. Ali queda cautivada por los grandes espectáculos en The Burlesque. El llamativo vestuario y las audaces coreografías seducen a la ingenua joven.

Ese escenario es donde Ali desea estar, por lo que se jura a sí misma que subirá ahí algún día.

Pero primero debe sortear las diversas relaciones interpersonales del lugar, para bien o para mal. Se hace amiga de una destacada bailarina (Julianne Hough), adquiere una enemiga en una conflictiva y celosa intérprete (Kristen Bell) y se gana el afecto de Jack (Cam Gigandet), un guapo barman y músico que le ofrece compartir su casa por un tiempo para ayudarle a estabilizar su economía.

A la larga, con la ayuda de un inteligente pero sensible director de escena (Stanley Tucci) y del anfitrión gay del club (Alan Cumming), Ali asciende desde el bar hasta el escenario. Su espectacular voz y su presencia escénica devuelven a The Burlesque Lounge su gloria anterior y le dan a Tess la esperanza de que no deberá atender las demandas de su ex esposo (Peter Gallagher) para vender el lugar a un carismático empresario (Eric Dane), quien ofrece una tentadora propuesta.

A medida que asciende la estrella de Ali, cada vez es más emotivo y claro que The Burlesque Lounge vive para deslumbrar, fascinar y lograr que los sueños se hagan realidad. Pero, ¿sus días y sus sensuales noches llenas de música, están contados?